6 PERSONAS RETENIDAS Y PINTO KANTER SIN PODER HACER NADA


Así que Roberto Pinto Kanter se fue a refugiar al municipio de Ocosingo, huyendo de la ingobernabilidad que él mismo ha creado en Altamirano.






¿A qué le teme? Al repudio generalizado de su pueblo, al que tanto daño le ha causado desde hace 9 años a la fecha.



Es demasiada su ambición por el dinero, el poder y el control, por eso hace lo que quiere con los recursos que en realidad le pertenece al pueblo, pero los disfruta Pinto Kanter.

Y los cinco policías y el operador político que siguen retenidos allá que sigan, como no se trata de su cuerpo sino de cuerpos ajenos, allá que sigan. Y el del operador político también retenido entre ellos, allá que siga.

Sus derechos humanos serán olvidados, serán negciados, porque son los derechos humanos de otros, no los del “pelonete”, quien entrega las despensas a quienes considera que van a devolverle el favor con votos.





Ya se suma los de las mototaxis al conflicto, para complicarlo aún más, pero ni eso ni nada hace entrar en reflexión a Roberto Pinto Kanter, quien tiene la ambición de seguir usufructuando cuatro años más con los recursos del pueblo de Altamirano.

0 vistas

©2020 por El Fronterizo del Sur