A Fátima la mataron estatales, un año después los policías siguen prófugos

Ciudad Juárez– La vida de Fátima Guadalupe López transcurría entre cuidar a sus sobrinos y preparar su boda con Irving. El 27 de diciembre del 2020, justo cuando ambos limpiaban la casa donde planeaban vivir, ella, su novio y dos hombres más fueron desaparecidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE).



Diecisiete días después, la mujer, de 18 años, fue localizada asesinada y su cuerpo lanzado en un terreno baldío al suroriente, mientras que el cuerpo de su pareja, Irving Zaragoza, fue hallado en otro punto de ese sector de la ciudad.


Las investigaciones oficiales establecieron que Fátima fue asfixiada por un grupo de agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE). A la fecha, los cinco estatales acusados por la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua continúan prófugos, pese a contar con órdenes de aprehensión en su contra desde enero del 2021, por desaparición forzada y homicidio.


La familia de Fátima acusa a mandos estatales de proteger y cobijar a los agentes, pues señala que ni siquiera le han informado en qué departamento se le da seguimiento a las órdenes de aprehensión contra los agentes.


“Considero que (a los policías) los están encubriendo, que hay un encubrimiento, porque ya es un año un mes y todavía no hay noticias, siendo que me mencionan que hay información de relevancia, que hay una búsqueda, que hay esto, que hay lo otro… pero ni siquiera saben en qué departamento se está trabajando las órdenes de aprehensión”, dice un familiar de la víctima.


Personal de la FGE consultado sobre este caso informó que existe el compromiso de cumplimentar las órdenes de captura de los presuntos responsables y aseguró que se realizan las acciones necesarias a través de la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razón de Género y la Familia; sin embargo, omitió datos sobre el avance en la indagatoria y quién esta a cargo de las órdenes de arresto.


Fátima decidió pasar la Navidad del 2020 con Irving Adolfo Zaragoza Ruiz y con la familia de él. Mientras que sus hermanos y padres se reunían en la casa de una de sus abuelitas, como era costumbre cada 25 de diciembre. Dos días más tarde, la joven se comunicó con una de sus hermanas para preguntarle si ya estaba de regreso en la casa porque planeaba retornar a su hogar.


La última comunicación fue como a las dos de la tarde de ese día a través de un mensaje en el que escribió a su hermana: “eh, ¿ya llegaste?”, contó la persona consultada.


Asegura que se le respondió, pero ese mensaje ya no fue leído por Fátima. A partir de ese momento, inició la angustia para la familia de la mujer reportada como desaparecida.


Por vecinos de la casa que Fátima limpiaba junto a su novio se enteraron que al lugar llegaron policías, que parecían agentes estatales, y que al parecer se los llevaron. Desde ese momento, sus parientes comenzaron su búsqueda en las fiscalías, del Estado y en la federal, fueron de una corporación a otra sin que las autoridades les dieran una respuesta.


“La mamá de Fátima –que vive en El Paso– llamó a sus otros hijos en Juárez y pide que vayan a buscar a su hermana por algo qué paso, que le habló el papá de Irving porque le comunicaron los vecinos que en la casa que estaban limpiando -para irse a vivir con Irving-, habían llegado policías estatales… y no sabían qué había pasado. Pero cuando se llegó, la casa estaba sola”, indicó.


Otro pariente asegura que en ese momento se dirigieron a la Fiscalía y ahí les dijeron: “es domingo, la información se te da hasta mañana en caso de que estuvieran detenidos; le dije, pero detenidos por qué, si estaban en su casa”.


Las víctimas fueron sacadas de la vivienda ubicada en la calle Montes Apalaches, en el fraccionamiento Las Montañas, al suroriente de Ciudad Juárez.


El lunes 28 de diciembre, la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) recibió la denuncia por la desaparición de Fátima, pero inicialmente se le dijo a su familia que ella y las otras tres personas sacadas de la vivienda se encontraban detenidas en los separos de la Fiscalía General de la República (FGR).


Una agente, identificada como Suárez, quien tiempo después se suicidó, fue la que envió a la madre y hermana de la víctima a las instalaciones federales, donde corroborarían que de las cuatro personas secuestradas presuntamente por los policías estatales solo dos habían sido consignados, pero faltaban Fátima e Irving.


La familia de Fátima regresó a las instalaciones de la FEM y al no localizar a la joven, ellos comenzaron a buscar entre familiares y amigos, dicen.


“Desde ese día hasta el día que la encontramos (muerta) no habíamos parado de buscar por todos lados, en casas de las amigas, las que conocíamos, con la familia. Con nadie no la encontrábamos”, dijo un pariente de Fátima.


Fue el miércoles 13 de enero del 2021, cuando a la familia de Fátima se le dio la noticia de que la habían localizado muerta en el bulevar Manuel Talamás, cerca del lote de carros Teto’s. Al terminar ese encuentro se les avisó del hallazgo del cuerpo de la mujer.


Ese día fueron citados en la Fiscalía por un comandante identificado como Morales, quien les informó que ya había ordenes de aprehensión contra los agentes estatales que habían “hecho el levantón”, el secuestro de Fátima y de Irving.


En el acta de defunción se estableció que la causa de muerte de Fátima fue asfixia por estrangulación.


Aunque en enero del 2021 los medios de comunicación dieron a conocer que los cadáveres de Fátima e Irving fueron encontrados en la misma fecha y por el mismo sector, la familia de la mujer dio a conocer que a ellos se les puso a la vista las fotografías de todos los cuerpos encontrados junto con la joven de 18 años y ninguno de estos correspondía al de Irving.

44 visualizaciones0 comentarios