A las Clases Llegaba con Guardaespaldas



"Y pensar que me dio clases en la UNACH", expresó el joven egresado de la máxima casa de estudios chiapaneca, Diego Ramírez Zúñiga.


Lo anterior luego de conocer la denuncia de hostigamiento sexual, cuya víctima es Marly Melgar, lanzada en contra del ahora ex rector, José Rodolfo Calvo Fonseca.





"Cuando me daba clases siempre llegaba con guardaespaldas y un asistente que hacía todo lo que pedía; en realidad era otro quien hacía el trabajo", agregó.


¿Por qué llevar guardaespaldas a la universidad? ¿Cuántos catedráticos llegan con gente armada a su lado a dar una clase?


Porque, en realidad, abunda la fuente, "ni clases nos daba, sólo llegaba a contarnos los negocios que tenía y sus aspiraciones políticas, sin mencionar su cadena de radio en expansión que comenzó en Miami", refiere el  ex alumno.


"A parte de eso, cuando llegaba al salón, limpiaba la silla y el escritorio con desinfectante jajajaja; nada alcanzaba a su dignidad, porque por entonces no existía el coronavirus".


¿Cómo se le llama a ese tipo de gestos? ¿Qué nombre recibe ese tipo de poses? ¿Son las llamadas ínfulas de grandeza?


Era "todo un personaje el Dr. Calvo Fonseca, pero catedrático no era, clases no nos daba, y ahora resulta que es un hostigador sexual, aunque pienso que la justicia nunca lo va alcanzar: tiene mucho dinero y poder político; ese tipo de personas puede delinquir y no pasa nada", concluyó.


Pues sí, la justicia es para los ricos; la cárcel es para los pobres.


Y es posible que nunca le apliquen la ley, a menos que la sociedad no se quede de manos cruzadas, sino haga presión y no deje sola a la víctima del ahora ex rector, porque la impunidad produce descomposición social.




84 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur