A Leonardo lo mataron policías de Guanajuato en 2018; Fiscalía no investigó el caso

Leonardo Reyes, de 23 años, murió el 13 de diciembre de 2018 por disparos de agentes pertenecientes al Grupo Táctico Operativo de la Policía Estatal de Guanajuato. Desde los 13 años vivía en Dallas, Texas, Estados Unidos, pero llegó a su comunidad en San Miguel de Allende para visitar a su familia. Aquella noche salió a buscar señal de teléfono, pero nunca regresó. Fue tiroteado por los policías, que argumentaron que alguien les había atacado y que ellos solo repelieron la agresión.



La Fiscalía General del Estado (FGE) y la jueza Mónica Edith Olmos Ortega, del Juzgado de Oralidad Penal de San Miguel de Allende, apoyan esta versión: no quieren investigar la muerte de Reyes. Solo la Procuraduría de Derechos Humanos de Guanajuato reconoció que hubo vulneraciones a los derechos de la víctima, aunque elude hablar de ejecución extrajudicial. Los familiares del joven han apelado la decisión judicial y piden justicia.


“Me pongo muy mal cuando me recuerdan, pero nunca dejo de recordarlo. Estuvo muy mal lo que hicieron. A los policías ni siquiera los quieran castigar. Es algo muy triste. Parece que mi hijo ni era una persona humana. Porque lo que hicieron con él no se vale”, dice Guadalupe Moreno Cayente, de 54 años, madre de la víctima, en conversación telefónica desde San Antonio, Texas.


La última vez que vio a su hijo, el joven le dijo que salía de casa a llamar por teléfono. Ella, recuerda, le pidió que no saliese, que ya era tarde. Pero él no vio peligro. La suya es una comunidad pequeña en la que todos se conocen y no pensó que pudiese ocurrirle nada malo. Minutos después su camioneta fue rafagueada. Recibió más de 50 impactos de bala y él murió desangrado. Ninguno de los policías llamó a una ambulancia, según explica Juan José Padierna, abogado de la familia.


“Creemos que hay un cubrimiento, una tapadera por parte del mismo Estado. Estos policías son del cuerpo de elite y al Estado no le conviene decir que se equivocaron y lo mataron”, dice el abogado.


En casa de la familia Reyes todo el mundo recuerda que Leonardo se ganó un balón en un torneo de fútbol que jugó el día en el que lo mataron. Cenó con la familia y, pasada la medianoche, fue a un lugar conocido como La Caseta, donde los comunitarios acuden para llamar por teléfono porque es el único punto en el que tienen señal.


Minutos después todo se descontrola. Un tío de Leonardo pasa por la zona y ve a los policías que rafaguean la camioneta. Como es una comunidad muy pequeña, la recorre casa por casa preguntando si falta alguien. Ahí se da la primera alarma: falta Leonardo, el “paisano” recién llegado de Texas.


Asustados, algunos familiares se acercaron a la zona. Entre ellos estaba Moreno Cayente, su madre, acompañada de un tío, un hermano y la cuñada de Reyes. Escuchan las risas de una mujer y un policía que le dice a otro: “ya la cagaste, cárgale otra pistola”. Aterrorizados, no regresarán al lugar hasta la mañana siguiente.


Cuando amanece, la familia retoma la búsqueda. Pero en ese momento el rumor ya apunta a que Leonardo Reyes murió por balas de policía. Hasta la zona se desplaza Juan José Padierna, ya nombrado abogado de la familia. “Vimos falta de pericia de los peritos, que estaban recogiendo, manipulación de la cadena de custodia”, explica.


Entre la 1 y las 6 de la madrugada el cuerpo estuvo ahí, en manos de los mismos policías que habían apretado el gatillo y sin que nadie supervisase qué es lo que hacían con él. De hecho, ni siquiera llamaron a la ambulancia. A juicio de Padierna, esto prueba que los agentes dejaron morir a la víctima sin proporcionarle ayuda médica. Esta versión es sustentada por la Procuraduría de los Derechos Humanos de Guanajuato, que emitió una recomendación en la que no habla de ejecución extrajudicial pero sí denuncia que no se prestó asistencia al fallecido. “La autopsia dice que murió desangrado. Así que le dejaron morir”, dice el abogado.


Con información de: Animal político

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

10 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur