A un año del "culiacanazo", no avanza proceso contra Ovidio

A un año del fallido operativo contra Ovidio Guzmán López, El Ratón o El Ratón Nuevo, identificado como uno de los principales exportadores de fentanilo y metanfetaminas a Estados Unidos, sigue libre y sin ninguna orden de aprehensión en su contra en México.



La Fiscalía General de la República (FGR) no ha judicializado ante un juez federal ninguna de las carpetas de investigación que tiene abiertas contra el hijo del exlíder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, por los delitos de delincuencia organizada con la finalidad de acopio y tráfico de armas, secuestro, cobro de piso y delitos contra la salud, informaron fuentes judiciales.

Por lo que sólo existe contra Guzmán López la orden de detención con fines de extradición solicitada por el gobierno de Estados Unidos, y que las autoridades mexicanas no pudieron cumplimentar en el operativo del 17 de octubre de 2019, que dejó ocho muertos tras diversos hechos de violencia en Culiacán.


En mayo de este año, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, reconoció ante senadores que la captura de Ovidio Guzmán es todavía un reto y que no se necesitaba una orden de aprehensión para detenerlo, ya que basta con la solicitud de extradición del gobierno estadounidense.


Meses antes, el mismo funcionario aseguró que consolidarían la parte ministerial para lograr que el juez librara una orden de captura, lo cual no ocurrió.


De acuerdo con información del gabinete de seguridad, a la que  EL UNIVERSAL tuvo acceso, los hijos de El Chapo continúan traficando grandes cantidades de droga (metanfetaminas y fentanilo) a Estados Unidos, a la  vez que mantienen una disputa con la facción de Ismael El Mayo Zambada.


Luego de los hechos violentos ocurridos en la capital del estado, fueron desplegados un gran número de militares; posteriormente los retiraron y ya no hay patrullajes.

Las autoridades identifican a Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, César Guzmán Salazar, Alejandrina Guzmán Salazar, Claudette Guzmán Salazar, Ovidio Guzmán López, Joaquín Guzmán López y a Grisel Guadalupe Guzmán López como integrantes de la facción del Cártel de Sinaloa conocida como Los Menores.


Ovidio Guzmán López es requerido por el gobierno de EU para enfrentar cargos por tráfico de cocaína, metanfetaminas y marihuana, ocurrido entre 2008 y 2018, según la acusación del Departamento de Justicia.


En tanto, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, Alfredillo, fue incluido en septiembre de 2018 en la lista de los 10 fugitivos más buscados por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).


Actualmente hay una disputa interna entre las facciones lideradas por Miguel Ángel Gaxiola Quintero, El Ruso, operador de El Mayo, y Néstor Isidro Pérez Salas, El Nini, lugarteniente de los hijos de El Chapo.


Sin presencia armada

En Culiacán, tras los hechos ocurridos en el llamado jueves negro o culiacanazo se desplegó un operativo militar tres días después de los acontecimientos violentos, el cual fue denominado Seguridad y Paz, con la participación de 427 elementos de las Fuerzas Especiales y una brigada de fusileros paracaidistas. Sin embargo, el despliegue sólo duró dos meses; en silencio, esta fuerza castrense abandonó Culiacán.


Con el paso de los días y semanas, la ciudad retomó sus actividades en aparente tranquilidad, la presencia militar desapareció de las calles de la capital del estado, por lo que la Guardia Nacional y la Marina sólo responden con operativos conjuntos con la Policía Estatal Preventiva a eventos de alto impacto, muy esporádicos.

16 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur