Ana Luisa dedicó 10 años a buscar al feminicida de su hija… hasta que la asesinaron

Ciudad de México, 6 de febrero (SinEmbargo).- La historia de Ana Luisa Garduño se parece a muchas otras más de México: su hija fue víctima de feminicidio y dedicó su vida a librar una batalla en contra de la impunidad, esa otra violencia ejercida por las autoridades.



Su muerte también se une a esa lista de activistas asesinados mientras hacían trabajo. Su estado natal, Morelos, en los últimos tres años ha sido testigo del ultraje a siete activistas en total. Y ahí la impunidad hace de nuevo su aparición.


El caso de Ana Luisa recuerda al de Marisela Escobedo: ambas fueron a contracorriente del desprecio de las autoridades por dar con los feminicidas de sus hijas; dieron con el paradero de éstos pero nadie fue por ellos; fueron difamadas; protestaron innumerables veces.


Ambas murieron en la injusticia.


Y mientras que el país recuerda a Marisela, asesinada en Chihuahua, y pide que esa historia no se repita, un sujeto le disparó en tres ocasiones a Ana Luisa, arrebatándole la vida. La misma historia.


En varias entrevistas habló del dolor de estos años:


Perder un hijo es un dolor tan grande que no tiene nombre. Quedas muerto en vida porque te robaron parte de tu ser, de tu alma, de tu corazón. Te quitaron lo más preciado que tiene un ser humano, que son sus hijos. Un ser humano que no le ha hecho nada a nadie […] Cuando te arrebatan a alguien sin despedirte, es un dolor que te quema el alma día con día”.


La lucha de Ana Luisa se mantuvo durante dos gobiernos, el de Graco Ramírez y Cuauhtémoc Blanco. En esa entrevista con 24 Morelos, como en muchas otras, puso énfasis en que no encontró autoridades con el mínimo interés de dar justicia en Morelos.


Desde hace siete años, se declaró en Morelos la Alerta de Violencia de Género; los municipios con alerta son Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Jiutepec, Puente de Ixtla, Temixco, Xochitepec y Yautepec.

18 visualizaciones0 comentarios