Calderón quiere el poder porque debe facturas. Destruyó a México y no lo acepta: Anabel Hernández

En Los cómplices del presidente, libro en el que de manera amplia y documentada Hernández da cuenta de la corrupción y la impunidad que imperó durante la administración de Calderón, se describe su relación con dos de sus hombres clave: Juan Camilo Mouriño, su secretario de Gobernación fallecido en un accidente, y Genero García Luna, su secretario de Seguridad, quien está preso en Estados Unidos por presuntamente colaborar con el narcotráfico.



México, 26 sep (EFE).- La insistencia de permanecer en el escenario político de México del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) se debe a que no puede dejar el poder, ya sea por los beneficios que obtuvo o por los pendientes que tiene por pagar, considera la periodista mexicana Anabel Hernández.


Para Hernández (México, 1971) debido a su protagonismo, Calderón “no se resigna a pasar a la historia como lo que es, un presidente que dejó a México en llamas, destruido; es uno de los peores presidentes, de la época moderna, dado el daño estructural que le hizo al país y del cual aún sufrimos las consecuencias”.


Las diferencias entre López Obrador y Calderón vienen desde que el segundo se impuso por poco en los comicios presidenciales de 2006, cuyos resultados fueron impugnados por el primero.