Candidatos de Morena, PRI y PAN incurren en actos anticipados de campaña: se VENDEN en libros,

Ciudad de México, 29 de noviembre (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no quería que se utilizara al Gobierno para favorecer a candidatos porque “es otra etapa” y el delito electoral ya es grave. Sin embargo, como lo han hecho políticos de otros partidos como el Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle o la candidata presidencial Margarita Zavala, exdelegados del Bienestar, legisladores y otros funcionarios públicos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) usan libros, portadas de revista y espectaculares para promocionar su imagen de cara a las históricas elecciones de 2021, donde se disputará la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas y otros cargos.



“No pueden hacerlo. Si hay pruebas, se tiene que denunciar. El que comete un fraude electoral va a la cárcel y no tiene derecho a fianza, y para eso existe la Fiscalía electoral”, dijo el Presidente López Obrador en conferencia de prensa la última semana de octubre, el límite para que renuncien los aspirantes interesados. “Si hay servidores públicos, presidentes municipales, gobernadores, funcionarios del Gobierno federal, el mismo presidente de la República, si caen en un delito, va a ser juzgado”, añadió el Primer Mandatario.

Aunque son presumiblemente actos anticipados de campaña y el artículo 134 constitucional lo prohibe, institutos electorales locales han exonerado a los señalados porque, argumentan, esa propaganda no llama al voto. “La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”, dice el artículo constitucional.

Viendo hacia el cielo, el exdelegado de Chihuahua, Juan Carlos Loera, denunciado ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) de nepotismo e incompetencia en la entrega de programas sociales a los rarámuris en la Sierra Tarahumara, sonríe en un espectacular que anuncia el libro digital “Caminando por Chihuahua” de Doxa Editorial, con sede en la Ciudad de México.

La propaganda en plena pandemia se observa en calles de Ciudad Juárez. La Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade) investiga una denuncia ciudadana que cuestiona de dónde sacó los recursos para los espectaculares, folletos y tarjetas personalizadas. También lo acusa de condicionar la entrega de los programas para el bienestar a cambio de su voto para la gubernatura de Chihuahua, lo cual viola la Ley General en Materia de Delitos Electorales (2014).

“Se sancionará a quien amenace con suspender los beneficios de programas sociales, ya sea por no participar en eventos proselitistas, o bien, para la emisión del sufragio en favor de un candidato, partido político o coalición”, dice un punto de la Ley reformada en 2020.

Al sur del país, en una de las entidades con mayores índices de pobreza, al menos 32 espectaculares anunciaron una revista con la cara del exdelegado de Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros. “Guerrero encabezará la transformación del país”, dice la portada de 99 Grados con el rostro del hermano de la Secretaria de la Función Pública, Irma Sandoval.

La propaganda del aspirante a la gubernatura se difundió en Chilpancingo, Acapulco, Zihuatanejo, Coyuca, Ometepec, Taxco, Igualapa y Florencio Villarreal. Pero en octubre el Tribunal Electoral del Estado (TEE) determinó que no incurrió en ninguna infracción, al no llamar explícitamente al voto.

Otra exdelegada interesada en una gubernatura, la de Tlaxcala, es la expriista Lorena Cuéllar Cisneros, señalada desde 2019 por su expartido perredista de usar los programas sociales para promoción personal.

Sin embargo, ese cargo también lo aspira Dulce Silva Hernández, empresaria esposa de César Yáñez, Coordinador General de Política y Gobierno de la Oficina de Presidencia y exvocero del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Su boda en Puebla publicada en la revista Hola en plena transición al Gobierno de la Cuarta Transformación fue criticada por contrastar con la austeridad prometida.

Ahora, la directora de la Fundación Dulce Silva además de repartir folletos con su nombre vuelve a protagonizar una portada de revista, Mujer Empoderada, proyectada en diversos espectaculares colocados en Tlaxcala, los cuales fueron vandalizados en octubre.

En Colima, la exdelegada Índira Vizcaino Silva también ya se destapó. Desde 2018, cuando estaba en campaña para Diputada de Morena, recurrió a salir en la portada de la revista Dos8 para promocionarse. Ahora aprovechando su cargo de entrega de programas, realizó diversos eventos para promocionarse, por lo que la Diputada federal de Morena, Claudia Yáñez Centeno y Cabrera la acusó de estar en una abierta campaña por la gubernatura y la denunció ante Función Pública por proselitismo. Pero el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Colima la exoneró.

En Baja California, reportó el Semanario ZETA, el Alcalde de Ensenada Armando Ayala Robles mandó colocar espectaculares con su imagen por toda la entidad norteña. El secretario de Desarrollo de Economía Sustentable y Turismo, Mario Escobedo Carignan, contrató los servicios de la revista Campestre para aparecer en la portada, que a su vez fue reproducida en espectaculares por los distintos municipios. Este noviembre repitió portada en la misma revista ahora acompañado en la imagen por el Presidente de la República y el Gobernador Jaime Bonilla, quien también fue superdelegado y, ya en el cargo, buscaba ampliar su mandato a cinco años.


Con información de SinEmbargo,

FSUR

20 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731