Candidatos ganadores tienen casos abiertos por corrupción, desvíos y lavado

Al menos nueve candidatos que ganaron en la elección del domingo pasado, y que en los próximos meses se convertirán en gobernadores, alcaldes o diputados federales, se encuentran bajo investigación por su presunta responsabilidad en delitos de corrupción, desvío de recursos, compra de votos y hasta lavado de dinero.

Una de ellas, la virtual próxima gobernadora de Chihuahua, ya fue vinculada a proceso y está en la antesala de llegar al juicio. Dos candidatos más, que asumirán como alcalde y diputado federal, lograron frenar con los fueros que ostentaban –y que renovarán– la emisión de órdenes de aprehensión en su contra. Los candidatos restantes, entre los que se encuentra la exsecretaria general de Morena Yeidckol Polevnsky, tienen abiertas carpetas de investigación en su contra en la Fiscalía General de la República (FGR), en fiscalías estatales, o en instancias como la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. A continuación, se detallan los casos en los que están implicados los candidatos referidos. Se trata de casos que Animal Político revisó a través de datos que este medio obtuvo con anterioridad o de lo publicado o ya informado en otros medios, sin que ello excluya que existan otros candidatos que también se encuentren bajo investigación. La nómina secreta de Duarte De acuerdo con investigaciones de la Fiscalía General de Justicia de Chihuahua, entre 2014 y 2016 la administración del gobernador de dicha entidad, Cesar Duarte, desvió cerca de mil millones de pesos de las arcas públicas de la entidad con la finalidad de sobornar a múltiples funcionarios y legisladores de oposición. Los documentos de la indagatoria a los que este medio tuvo acceso señalan que el exgobernador Duarte – actualmente preso en Estados Unidos mientras se concreta su procedimiento de extradición – había conformado una “nómina secreta” de personas a las que entregaba ese dinero y por cuyos pagos, incluso, se expedían recibos. Tres candidatos que el domingo triunfaron en los comicios están justamente implicados en esta trama de posible corrupción. Una de ellas es la candidata del PAN al gobierno de Chihuahua, María Eugenia Campos, quien de acuerdo con los conteos rápidos dados a conocer por el Instituto Electoral de dicha entidad habría ganado la votación con más del 58% de los sufragios emitidos. Campos ya fue imputada formalmente ante un juez por haber recibido nueve millones de pesos producto de los referidos sobornos cuando dirigía la bancada del PAN en el Congreso local. El 2 de abril el juez determinó vincularla a proceso por el delito de cohecho, y el caso se encuentra actualmente en la fase de investigación complementaria previa a llegar al juicio. Otro implicado en el caso es el senador de Morena y candidato a la alcaldía de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuellar, quien el domingo pasado obtuvo la victoria con más del 48% de los votos. De acuerdo con la indagatoria de la Fiscalía, este legislador recibió sobornos por dos millones y medio de pesos en seis pagos realizados por la Secretaría de Hacienda local. La acusación en contra de Pérez Cuellar también está lista, sin embargo, el Ministerio Público no ha podido proceder en su contra debido al fuero que ostenta como senador. El caso llegó a la Comisión Instructora de la Cámara de Diputados Federal que el 29 de abril pasado determinó que no era procedente el desafuero. Esto obliga a la Fiscalía a esperar a que no tenga dicha protección para proceder en su contra. Armando Cabada Alvidrez es otro candidato que resultó ganador de una diputación federal el domingo pasado, luego de que Morena lo postulara tercero en su lista de candidatos plurinominales correspondientes a la Primera Circunscripción. Según la indagatoria de la fiscalía estatal, su nombre también aparece entre los que recibieron sobornos en la “nómina secreta”.

67 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731