CanSino: La otra apuesta del gobierno para vacunación, pero aún con interrogantes

En México hay decenas de voluntarios que en este momento participan en las pruebas de fase tres de la vacuna de CanSino. Aún no se conoce un reporte preliminar sobre el avance de ese análisis clínico, o de su eficacia, y Cofepris aún no avala su uso de emergencia… pero igual que en el caso de Sputnik V, el gobierno federal ya la considera en su plan de vacunación masivo y para adultos mayores, desde febrero.



Expertos insisten en que no están en contra de esa o de alguna otra vacuna, al contrario, esperan que tengan éxito. Sin embargo, piden que haya más información, lo que serviría para hacer frente a voces que aseguran, por ejemplo, que esta vacuna no sirve en adultos mayores o que incluso podría hacerles daño, de lo que no hay evidencia científica hasta ahora.


“Hay que esperar a que se publique el estudio (de fase tres) y no sacar conclusiones adelantadas. Hasta que no haya un posicionamiento del grupo asesor o que se publique un estudio de este tipo en una revista indexada, entonces no podemos hacer especulaciones”, dijo al respecto Jorge Baruch Díaz Ramírez, vocero de la UNAM para el tema de COVID-19.


El 11 de agosto pasado, el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell mencionó que no se podía empezar a utilizar una vacuna “que no haya terminado satisfactoriamente” los estudios de fase 3.


“No se puede, no se debe por razones éticas, de bioseguridad, y esto en todos los países es un estándar ético, de práctica, de seguridad, etcétera”, expresó.


Mientras en México aún se siguen reclutando voluntarios para las pruebas de fase 3 de CanSino, en revistas científicas sí están los resultados de las pruebas de fase 1 y 2, de ahí es que se conocen los siguientes datos:


Una vacuna es una sustancia que enseña a nuestro cuerpo a generar una respuesta inmune para defenderse contra un virus. Así cuando entre en nuestro cuerpo no nos puede infectar. En el caso de la COVID-19, el virus se llama SARS-CoV-2.


La vacuna que la empresa CanSIno Biologics desarrolló —en asociación con el Instituto de Biología de la Academia de Ciencias Médicas Militares de China— se llama Convidecia, pero es mejor conocida como Ad5-nCoV.


Esta sustancia se basa en un adenovirus llamado Ad5, y por ello su nombre. Es un tipo de virus que en condiciones naturales causa enfermedades respiratorias como la gripe común. Pero en este caso, los científicos de CanSino modificaron ese Ad5 para convertirlo en un vector que transportará una parte del SARS-COV-2 dentro del cuerpo humano, para generar una respuesta inmune.


“Lo que hacen este tipo de vacunas es aprovechar ese mecanismo para poder entregar al pasajero, que sería el material genético del SARS-CoV-2 dentro de nuestro cuerpo”, describe.


Podríamos decir que se trata de un vehículo, que transporta en su interior el antígeno que causa la COVID-19, pero desactivado para que no nos pueda enfermar ni el coronavirus ni el adenovirus.


Con información de: Animal político

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

7 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur