Condenado a 30 años de cárcel un excura de Ciudad Real por abusar de siete menores

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha condenado a 30 años de cárcel al exsacerdote Pedro Jiménez Arias por abusar sexualmente de siete menores de entre 11 y 14 años en el seminario menor de la diócesis de Ciudad Real entre 2014 y 2016, según precisa la sentencia publicada este miércoles. El condenado, además, está obligado a hacer frente a una indemnización a los afectados de 53.920 euros, que en el caso de que no pudiera pagar se conmutaría por otros seis años de prisión. Jiménez, de 35 años y oriundo de Membrilla (Ciudad Real), ya fue expulsado el año pasado del estado clerical por el Vaticano después de que la diócesis de Ciudad Real diera a conocer los abusos a la Fiscalía en 2016. Luego abrió un proceso canónico. Es el primer caso en España en el que la Iglesia católica expulsa a un sacerdote por pederastia antes de demostrarse su culpabilidad ante la justicia civil, subraya uno de los abogados de las víctimas.



  • Los abusos sexuales en la Iglesia española


Los abusos, más de una veintena y continuados en el tiempo, tuvieron lugar en las habitaciones personales de los alumnos, que por entonces cursaban los primeros cursos de Educación Secundaria, en el despacho del condenado y en algunas instalaciones deportivas de la ciudad, como la piscina del polideportivo Puerta de Santa María. El ahora condenado era formador de todos ellos, es decir, su tutor “desde lo académico a lo personal, desde las ocho de la mañana a las once de la noche”, apunta la sentencia.


Jiménez Arias se valía de la confianza que sus pupilos tenían en él para acercarse y realizar tocamientos en sus partes íntimas con “claro ánimo libidinoso”, afirma la resolución, y añade: “Los ant