Cuando entrevisté a una víctima de violación sexual, cuyo violador es su propio padre, casi lloro.

La razón es que el relato de la víctima fue muy cruel, duro, pues el padre violador abusó de ella cuando apenas era una niñita.



Pero ahora me dan más ganas de llorar, pues LA FISCALÍA FRONTERIZO SIERRA PERDIÓ LA CARPETA DE INVESTIGACIÓN en contra de ese pederasta y padre desnaturalizado.


Claro que "no se perdió" el expediente: lo mandaron a un basurero y lo quemaron, a cambio de un buen fajo de billetes.


¿Cómo pensar que fue por un simple descuido? ¿Cómo pensar en una simple negligencia? ¿Se puede perder un expediente penal a estas alturas? ¿Se puede borrar del sistema? Se puede, porque se pudo. El precio es lo único que no sabemos


¿¿¿¿¿¿¿Cuánto dinero cuesta hacer perdidiza una Carpeta de Investigación??????? ¿¿¿¿¿Cuánto??????

¿Cuánto le cuesta a la víctima? En este caso fueron dos niñitas.

¿¿Y cuánto le cuesta a la sociedad?

Mi hipótesis es que la sociedad es quien más pierde, porque deja a un delincuente delinquiendo, haciéndolo sin miedo, sin temor a recibir un castigo, sabedor de la protección institucional.


¿Y cómo se enteró la víctima? Ah, bueno, acudió a solicitar copias certificadas del expediente en contra del pederasta y violador de sus propias hijas, por cierto apodado El Mariachi.


Y la respuesta fue simple: su expediente no está.

Ella solicitó copias certificadas de la Carpeta de Investigación porque una abogada se ofreció a darle seguimiento pues, después de dos años, no alcanza a entender por qué la Fiscalía General del Estado no termina de integrar dicho expediente ni tramita la orden de aprehensión ante un juez de control.


Es la herencia que el ex Fiscal General de los Políticos, Jorge Luis Llaven Abarca, le deja al nuevo titular de la Fiscalía General de Chiapas.


Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

72 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731