DELINCUENTES QUE MANEJAN LA ALCALDÍA TAPACHULTECA PRETENDEN PERPETUARSE CON OTRO PILLO



En el Congreso del Estado de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas impuso la voluntad de Jesús Domínguez Castellanos para el nombramiento de Rosy Urbina como alcaldesa tapachulteca. Tiene influencias este señor.


Ahora esta dama es la presidenta municipal de Tapachula, luego del fallecimiento de Óscar Gurría Penagos, hace 3 meses, en algo totalmente inesperado.


La imposición realizada por este millonario significa que en Chiapas no hay democracia sino plutocracia y en Tapachula manda Jesús Domínguez Castellanos.






Pero hay un por qué de tanta insistencia de Jesús Domínguez de colocar políticamente a esta dama en la alcaldía y por qué ya está pensando, también, en su siguiente imposición, personificada en Yamil Melgar Bravo, para la misma presidencia municipal.




Lo que la ciudadanía tapachulteca debe saber es que este señor del dinero quiere comprar impunidad para él y sus jefes, por la sencilla razón de que Fernando Rodas Alonso, Jesús Domínguez Castellanos y Armando Melgar Aranda, están demandados.


Fernando Rodas Alonso, el dueño de la Corona y Mercedes Benz de Tapachula, tiene en su haber una demanda desde hace 20 ańos por despojar suciamente de unos inmuebles a su esposa, suegra e hijos; el fulano se quedó con todo.





Y fue en la notaría número 56, de Antonio Melgar Aranda, de Tapachula, donde hicieron y actuaron de manera sucia, fraudulenta e ilegal, falsificando documentos y haciendo lo necesario para que Fernando Rodas Alonso se quedara con todo, consumando un verdadero despojo.





A la fecha la actuación de estos delinduentes ha quedado impune, por el poder que tiene Jesús Domínguez Castellanos y la paga que le da a los jueces y magistrados, comprando autoridades estatales y municipales; ahora le tocó a Rutilio Escandón Cadenas ser “tocado” por estos pillos, para seguir tapando el gran fraude.


El que manda en Tapachula es Jesús Domínguez Castellanos, un político millonario cuyo gallo para seguir con la tremenda corrupción es Yamil Melgar Bravo, a quien podrá manipular a su antojo.


Yamil Melgar Bravo no representa a Morena, sino al viejo PRIAN, y a la vista están sus fechorías, como la venta de plazas, el despido de trabajadores en plena contingencia y la práctica del hostigamiento laboral para lograrlo.


En Chiapas no hay Cuarta Transformación, nuestros funcionarios morenos son lobos rapaces, son auténticos pillos con ropa prestada y de otro color, pero sus garras ya están a la vista.

663 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur