Dinero malhabido de Llaven Abarca… se lo envía Stivalet Yáñez

El fiscal general del estado, Jorge Luis Llaven Abarca, se está llenando de dinero malhabido, a través de sus dos brazos derechos: Stivalet Yáñez y José Santos Hermenegildo Ortiz, aunque está a punto de perder a este último, quien asesinó a al policía Raquel Cruz Cruz el pasado sábado en su rancho El Potrillo. ¿Un policía dueño de rancho? Así es, aunque usted no lo crea.



¿Cómo es posible tanta belleza? Bueno, a través de la impunidad y protección al crimen organizado que fomenta el también llamado “fiscal general de los políticos”, Jorge Luis Llaven Abarca.


La policía ministerial, de hecho, tiene amplia participación delincuencial en Comitán a través de “levantones” a personas con el fin de sacarles de dinero a las víctimas, como fue el caso del señor Felipe Onorio García Gómez, un sexagenario a quien cuatro uniformados lo sacaron de su domicilio para llevarlo al MVZ Gabriel Utrilla Carreri quien pretendía recuperar 110 mil pesos. ¿Cuánto del dinero malhabido de Comitán llega a los bolsillos de Llaven Abarca?

La corrupción desencadenada entre mandos policiacos involucrados en consumo, robo, distribución y venta de drogas se volvió una realidad en territorio chiapaneco, y sus dividendos le ha dado al Fiscal General de los Políticos, para ser involucrado en la sociedad mercantil de una Universidad privada, en Tuxtla Gutiérrez, y en la cadena de farmacias Guadalajara, instalada en varios municipios donde compran la propiedad y levantan, de la noche a la mañana, sendas construcciones millonarias. ¿Quién pompó? ¿Con dinero de quién? Pues de la mafia.



Pero Llaven Abarca no se arredra, porque si bien tiene en peligro la pérdida de un brazo derecho, tiene el otro, ubicado en la zona costa: Stivalet Yáñez, quien abusa del cargo para generar ganancias en base a la extorsión contra inocentes y cobros de cuota a criminales de la delincuencia organizada, que disfraza con detenciones de pandilleros y asaltantes de baja categoría. En Chiapas se le llama “taparle el ojo al macho”.


En la zona de influencia de Stivalet Yáñez la delincuencia común aumentó: asaltos a mano armada, robos de vehículos, asaltos al transporte urbano, robos a comercios, operación delincuencial en taxistas y asaltos a cuenta habientes. Coincidentemente también aumentaron las propiedades millonarias de dicho funcionario en cotizadas zonas residenciales de Tapachula como Valle Dorado, Rincón del Bosque, Terranova y la construcción de una residencia con detalles y acabados de lujo en otro fraccionamiento llamada el Trópico.


La lucha constante de pandillas antagónicas ha derramado sangre y cobrado víctimas asesinadas con el tiro de gracia en aquella zona donde el que mande es Stivalet Yáñez.


Llaven Abarca sabe, está al tanto de todo, pero hace caso omiso a la operatividad criminal de su brazo derecho en la Costa, a quien no le conmueven ni le quitan el sueño las 40 averiguaciones previas (ahora llamadas carpetas de investigación) en su contra a lo largo de su carrera policial por una razón simple: disfruta de protección absoluta.



516 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur