Disputa por Mesa Directiva en San Lázaro desata “chapulineo” y enconos partidistas

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La disputa por presidir la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en el tercer y último año de la actual legislatura revivió el salto de legisladores de uno a otro partido, enconos partidistas y descalificaciones entre grupos aliados.



De acuerdo con la ley reglamentaria, a la tercera bancada más numerosa le corresponderá proponer al diputado que encabece ese órgano legislativo, pero dicha propuesta deberá aprobarse por las dos terceras partes de los diputados.


La votación de ese cargo se realizará en la sesión camaral citada para el próximo 31 de agosto. Antes, la actual Mesa Directiva que preside la panista Laura Rojas Hernández deberá informar de manera oficial con cuántos diputados cuenta cada fracción parlamentaria.


Ayer, el Partido del Trabajo sumó a su bancada a cuatro diputados: el morenista Manuel López Castillo, el pesista José Ángel Pérez Hernández y a dos sin partido, Mauricio Toledo Gutiérrez y Héctor Serrano Cortés.


Con estos movimientos, el PT llegó a 47 legisladores y pasó a ser la tercera fuerza con derecho a proponer al nuevo presidente de la Mesa Directiva, desplazando al PRI que sólo cuenta con 46 diputados.


Pero la adhesión del morenista López Castillo al PT provocó también que la bancada de Morena se quedara con 250 integrantes y perdiera la mayoría (250 más 1) con lo cual no podría seguir presidiendo la Junta de Coordinación Política (Jucopo) que pasaría a la segunda fracción parlamentaria que es el PAN.


Al interior de Morena se asegura que eso no ocurrirá porque en las próximas horas se integrará a su bancada un par de legisladores del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).


Con el salto de los cuatros diputados al PT, la integración de las bancadas quedó de la siguiente manera: Morena, 250; PAN, 78; PT, 47; PRI, 46; MC, 27; PES, 24; PVEM, 13; PRD, 12 y sin partido tres.


Con esta numeralia, la alianza Morena-PT-PES-PVEM suma 334 diputados con lo cual alcanza por sí sola la mayoría calificada que le permite aprobar reformas constitucionales.


Pero la adhesión a la bancada petista del diputado Mauricio Toledo Gutiérrez provocó críticas incluso al interior de Morena por el historial del exdelegado de Coyoacán, entre ellas la de su presidente nacional interino Alfonso Ramírez Cuellar, quien escribió en su cuenta de Twitter:


“Compañeros del PT, es tanta la desesperación por tener la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados que han incorporado a sus filas al porro Mauricio “El Tomate” Toledo, uno de los peores enemigos de la 4T”.


El senador Martí Batres también cuestionó la adhesión de Toledo.


“Grave error de los compañeros del PT y Gerardo Fernández Noroña reclutar a quien mandó insultar, agredir y golpear a Claudia Sheinbaum en 2018 y a muchas otras personalidades del movimiento. Si esa era la factura que había que pagar era más digno no tener la presidencia de la Mesa Directiva”, escribió también en Twitter.


Fernández Noroña reviró a sus críticos que recordaran que Toledo Gutiérrez ha venido votando a favor de las propuestas del bloque mayoritario.


“Vale. Ahora planteo, no es grave error que aceptemos sus votos para las reformas constitucionales que el movimiento ha impulsado, mientras se mantengan en lo oscurito y nadie sepa que nos apoyan, entonces todo está bien. Habrá que revisar todo lo que han votado con nosotros”, tuiteó el diputado petista y quien aspira a presidir la Mesa Directiva en disputa.


Por su lado, el PRI, directamente perjudicado al perder la posibilidad de presidir la Mesa Directiva declaró por medio de su coordinador René Juárez Cisneros que también podrían sumar a su bancada al número necesario de diputados para conseguir esa posición.



12 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur