A Eli la ahorcó su exesposo hasta matarla y la Fiscalía de Puebla lo dejó escapar

Ciudad de México, 2 de diciembre (SinEmbargo).- María Elizabeth Orea Méndez, de 33 años de edad, fue asesinada por su exesposo el 14 de febrero de este año en San Martín Texmelucan, Puebla. El agresor está prófugo y la familia de Elizabeth clama por justicia.



“Pedimos justicia, que cumplimenten la orden de aprehensión en contra del principal sospechoso que es el exesposo Jorge Ernesto. A la sociedad le pedimos que nos apoye a difundir este caso y que no estén distantes a este tipo de situaciones; los feminicidios son cada vez más cercanos”, expresó a SinEmbargo, Aglaé Garrido Méndez, tía de Elizabeth.


La familia denunció que las autoridades, a pesar de tener los testimonios de vecinos, esperaron un día para empezar a tomar las declaraciones y la investigación, tiempo que el agresor aprovechó para huir.


ENTREGADA A SU TRABAJO

Eli, como su familia le decía de cariño, era la mayor de cuatro hermanos y madre de dos pequeños de 11 y 9 años de edad. Estudió la licenciatura en Educación Física, pero nunca se quedó conforme, siempre buscó la profesionalización constante y especialización para hacer su trabajo lo mejor y ayudar siempre a sus alumnos.


“Era una persona muy alegre, era muy dicharachera, le gustaba mucho disfrutar la vida y cocinaba riquísimo, le gustaba mucho bordar y pasar el tiempo con su familia, con sus hijos”, platicó Aglaé, quien, aunque es tía de ella, debido a que solo le llevaba siete años de edad, su cercanía era más como de una prima.


Elizabeth es descrita por sus seres queridos como una mujer autosuficiente y muy entregada a su trabajo. Después de terminar la carrera en el Benemérito Instituto Normal del Estado de Puebla (BINE) y conseguir una plaza como maestra a nivel secundaria, empezó a tomar diplomados en Neuroeducación; luego estudió la maestría en Pedagogía.


Eli llevaba tres años separada de su esposo, a quien conoció cuando cursaba la licenciatura y con quien vivía en Puebla, Puebla.

La familia cree que el exesposo la violentaba por el sistema machista y patriarcal porque consideran que a él no le gustó que ella fuera autosuficiente. “Él seguía sus pasos en materia profesional, pero no figuraba tanto como los logros que ella había obtenido, profesionales y económicos”, narró la tía. La joven profesionista se mudó a San Martín Texmelucan, Puebla, tras la separación. Ella vivía en una casa rentada que está en una unidad magisterial, en la que los vecinos y el vigilante identificaban perfecto a Jorge Ernesto, pues él acudía los fines de semana por los niños porque habían acordado verbalmente la custodia compartida.


Aglaé recordó que Eli solicitó el divorcio en diciembre y acordó con su ex pareja que la custodia sería compartida, pero él tendría que dar la pensión correspondiente.


Con información de: Sin embargo

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

18 vistas