Emboscada deja a religiosa herida de bala en Aldama

Una brigada de ayuda humanitaria conformada por dos organismos no gubernamentales que entregaba alimentos a familias en desplazamiento forzado de Aldama, fue atacados a tiros este miércoles por un grupo civil armado de corte paramilitar procedente de Chenalhó, donde resultó herida de bala una activista y religiosa.



El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba) dio a conocer hoy que con armas de alto calibre, fue herida en la pierna derecha la religiosa María Isabel Hernández Rea, alrededor de las 12:39 horas aproximadamente.


El Frayba recibió información urgente por parte de la Comisión Permanente de los 115 Comuneros y Desplazados de Aldama «de ataques armados a la comunidad de Tabak, desde las 8:34 hrs, del día de hoy, 18 de noviembre de 2020, procedentes de los puntos de Tojtik, Telesecundaria y Telemax, en Chenalhó.


La activista herida, María Isabel, tiene 52 años de edad, pertenece a la congregación de las Hermanas Dominicas de la Reina del Santo Rosario y colabora en la Parroquia de San Andrés Larráinzar, integrante de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas.


Su trabajo pastoral con las comunidades de Pueblos Originarios se ha caracterizado por su labor social y profética, construyendo puentes de diálogo y de paz, pero también denunciando las injusticias que viven las familias tsotsiles desplazadas forzadas de Aldama.


El Frayba condena este ataque y responsabilizó de estos hechos al Estado mexicano por no garantizar la seguridad e integridad de las y los agentes de pastoral, de las organizaciones de la sociedad civil y de periodistas que ingresan, documentan, visibilizan la violencia y acompañan a las comunidades en desplazamiento forzado.


Entre Santa Martha. Chenalhó y las comunidades de Aldama, existe una disputa agraria de 60 hectáreas de tierras, que no han querido ceder los segundos ante los primeros que las reclaman como suyas.


A su vez, el Comité de Derechos Humanos «Digna Ochoa» difundió la versión del lado de Chenalhó a petición de autoridades comunales y de forma pública manifiesta lo siguiente:


  • Que en ambos municipios, como lo ha evidenciado el proceso de diálogo y atención del gobierno federal y estatal, existen grupos armados. Así lo evidencian los datos de muertes y heridos. Y como hemos señalado las personas asesinadas son mayoritariamente del lado de Chenalhó y eso cambia la narrativa que se ha difundido por medio de centros de derechos humanos y medios afines.

  • Que es necesario que se sancione y desarme a los grupos armados que operan en ambos municipios responsables de la violencia.

  • Que es lamentable que persistan hechos que llevan a que haya personas heridas y asesinadas en ambos municipios, como el caso de la religiosa Dominica herida.

  • Que en estos hechos lamentables ocurridos hoy, hay una responsabilidad de la autoridad municipal de Aldama, ya que si supuestamente existía una situación delicada con ataques armados, porque se lleva una brigada civil de una fundación precisamente en este momento y sin acompañamiento de cuerpos de seguridad, como ocurrió por ejemplo con la funcionaria gubernamental de atención a víctimas el día de ayer que fue a Saclum, Chenalhó quién iba resguardada por policías estatales.

  • Este Comité Digna Ochoa insiste en que hay intereses en descarrilar este proceso de diálogo que busca llegar a una solución al conflicto entre Aldama y Chenalhó, y que todos los actores que intervienen tienen un grado de responsabilidad.

  • Seguimos insistiendo en que es necesario en que haya una solución definitiva a este viejo conflicto que ha vulnerado derechos humanos de indígenas tzotziles del lado de Aldama y Chenalhó.

El Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación describió que el conflicto que se viven en los Altos de Chiapas es sobre la disputa de 59 hectáreas entre los Bienes Comunales de “Manuel Utrilla” de Chenalhó y 115 comuneros de Aldama.


Detalló que en 2009, el Gobierno de Chiapas firmó un acuerdo de finiquito agrario entre las dos partes, en la que da posesión de las tierras a los comuneros de Aldama y para Chenalhó una indemnización de 1 millón 300 mil pesos.


Sin embargo, para 2014 resurgió dicho conflicto debido a que los comuneros de Aldama no querían brindar agua del manantial Chayomté a Santa Martha, estos últimos declararon roto el acuerdo de 2009 y la solución de las 59 hectáreas.


Con información de: Chiapas paralelo

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

13 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur