En menos de una semana encuentran 10 fosas en Guanajuato policías amenazan a familias por hallazasgo

El hallazgo de un perro ahorcado en un palenque abandonado fue la primera pista. Tras comprobar que había zonas en las que la tierra estaba removida se encontró el primer cuerpo, enterrado. Menos de una semana después ya se han descubierto diez fosas y los restos de al menos 19 personas, aunque todavía quedan diversos puntos por revisar. Vuelve a emerger un nuevo cementerio clandestino en Guanajuato. En esta ocasión, en la comunidad de El Sauz de Villaseñor, en Celaya. La perseverancia de un grupo de familiares de desaparecidos permitió llegar hasta un lugar apartado, cercano al panteón, en el que personas fueron enterradas después de ser asesinadas.



“Fuimos a ver porque se escuchaban rumores de que en esa área se oían lamentos, disparos y lloros”, explica Norma Patricia Sánchez Barrón, de Irapuato. Esta mujer busca a su esposo, Juan, y a su hijo, Kevin Daniel, secuestrados desde junio de 2019 por un grupo de hombres armados al exterior de su propia casa. Llegó a pagar un millón de pesos de rescate, pero no recibió más que una prueba de vida, una fotografía tomada días después de la captura. Ahora forma parte del colectivo “Una luz en mi camino”, uno de los 12 grupos de familiares de desaparecidos que existen en Guanajuato, la mayoría formados en el último año.


Las restricciones impuestas por el auge de los contagios de COVID-19 llevaron a suspender oficialmente las búsquedas en Guanajuato. Pero las familias nunca dejaron de realizar investigaciones por su cuenta. El hallazgo del fin de semana comenzó con una de estas expediciones en las que un pequeño grupo de víctimas decide salir por su cuenta. “Nos hemos organizado para en estos meses hacer búsquedas independientes. Entre enero y febrero de este año, toda vez que la comisión estatal no había realizado ninguna actividad debido al semáforo rojo”, explica.


Guanajuato es uno de los estados más afectados por la pandemia de COVID-19, con casi 9 mil víctimas mortales de las más de 184 mil que registra México oficialmente.


Al mismo tiempo, es el estado más violento del país. De los 2 mil 325 asesinatos que se cometieron en enero de 2021, 250 tuvieron lugar en Guanajuato, el 10% del total. Además, según la Comisión Nacional de Búsqueda hay más de 2 mil 500 desaparecidos, la mayor parte de ellos en los últimos años.


Los hallazgos de cementerios clandestinos son otro de los rostros de la violencia en la zona. Hace prácticamente seis meses el gobierno de Diego Sinhué negaba la existencia de estos enterramientos masivos. Los trabajos de las familias junto a la Comisión Estatal de Búsqueda y la Comisión Nacional de Búsqueda desmintieron rápidamente esta idea: las fosas de Salvatierra (79 cuerpos) y Acámbaro (más de 60 cuerpos) situaron a Guanajuato como uno de los estados con mayor número de hallazgos. Y todavía quedan muchos puntos por explorar.


El punto de El Sauz de Villaseñor era otro de esos lugares en los que los rumores apuntaban a que había sido utilizado por algún grupo del crimen organizado. Se trata de un predio muy amplio junto al panteón de la comunidad. Ahí, cerca de lo que fue un antiguo palenque, las familias encontraron una vivienda abandonada que debió usarse como taller, ya que había diversas autopartes desperdigadas. En la vivienda hallaron mensajes relativos a un grupo delictivo, una sábana con sangre y agujeros de bala en las paredes.


“Empezamos a checar una inconsistencia de la tierra y fue que decidimos varillar”, dice Sánchez Barrón.


Con información de: Animal político

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

8 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731