En pandemia, mujeres víctimas de violencia se quedaron sin apoyos suficientes de gobierno

Aunque durante la pandemia de COVID-19 la violencia de género contra las mujeres aumentó en México, el gobierno federal no implementó medidas o programas específicos para atender a estas víctimas, sino que continuó con los que ya tenía y los nuevos esfuerzos se centraron en medidas económicas como otorgar créditos, coinciden organizaciones e incluso la titular de Inmujeres.



“Sin duda hizo acciones el gobierno pero estas acciones no quiere decir que sean efectivas, ni oportunas, ni dirigidas efectivamente a atender la problemática”, explica a Animal Político Wendy Figueroa, directora de la Red Nacional de Refugios (RNR).


“En términos de respuesta a la pandemia para las mujeres se hicieron cosas que había que hacer, dijo Nadine Gasman, titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) al cuestionarla sobre las acciones que implementó el gobierno para atender a las mujeres.


Entonces enumera dos campañas: “Igualdad desde casa” donde promovía la repartición del trabajo del hogar para romper estereotipos y el reforzamiento en laatención del 911 para recibir llamadasde emergencia ante un hecho violento.


“ Y eso que se dice fácil implicó también una mayor vinculación con las instancias municipales y estatales de las mujeres de tal manera que la referencia fuera una referencia significativa”, explica sobre el número de emergencia.


El Imnujeres también lanzó en mayo de 2020, la muy cuestionada campaña “Cuenta hasta 10”, que pedía al agresor contar hasta 10 antes de agredir a su víctima. Esta campaña fue presentada como parte de las estrategias para prevenir la violencia contra las mujeres, pero muestra a una a punto de ejercer violencia contra un adulto mayor.


Wendy Figueroa califica a esta campaña como “terrorífica y revictimizante”, pues carecía de perspectiva de género y centraba la responsabilidad de “detener” las violencias en las mujeres.


“El tema es que cuando no se tiene desde gobierno una mirada intersectorial, una mirada con enfoque de género, va a ser difícil identificar que era evidente, ni siquiera a la mitad de la pandemia, sino en cuanto llegara el COVID-19 a México iba a incrementarse potencialmente las situaciones de violencia, porque ya había sucedido en otros países y eso sigue reflejando la mirada tan corta y tan miope que se tiene en nuestro país”, explica Figueroa.


Y los números demuestran que no se necesitó esperar a la mitad de la pandemia, pues a un mes de que el gobierno presentó la Jornada Nacional de Sana Distancia – entre marzo y abril – y pidió a los mexicanos quedarse en casa para evitar la propagación del virus, la violencia en los hogares se incrementó.


Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) en abril se recibieron 21 mil 722 llamadas relacionadas a violencia contra la mujer, lo que representó un aumento del 42% respecto al mismo mes del año anterior.


Mientras que la RNR reportó que entre enero y mayo de 2020 brindó 7,975 atenciones a través de sus redes sociales y líneas telefónicas, lo que representa un aumento de 48% respecto al año anterior.


En su informe, “Violencias contra las mujeres, niñas y niños en 2020: datos y testimonios”, la RNR califica al año pasado como uno de los más violentos contra las mujeres, pues el número de rescates durante el año pasado creció 300% con relación a lo registrado en 2019.


De acuerdo con la RNR, los estados con el mayor número de casos fueron: Ciudad de México, Estado de México y Puebla. Las tres, entidades que a la fecha se mantienen en semáforo epidemiológico rojo y con medidas de confinamiento.


Con información de: Animal político

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

6 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur