En Puebla sí hay impunidad en casos de feminicidio: el asesino de Elizabeth sigue prófugo

El 14 de febrero del 2020 fue el último día de vida de Elizabeth. Jorge, de quien se estaba divorciando, fue a buscarla a su casa en San Martín Texmelucan y la asesinó, ahorcándola. Exactamente un año después del feminicidio de María Elizabeth Orea Méndez, el asesino sigue prófugo. No hay justicia.



Mientras el gobernador Miguel Barbosa dijo en la rueda de prensa del 10 de febrero que “no hay impunidad en Puebla respecto a ningún delito” y que, “por cada feminicidio, hay un feminicida en la cárcel o un feminicida que está siendo perseguido por la justicia”, el asesinato de Elizabeth sigue impune desde hace un año.


Elizabeth se mudó de Puebla a San Martín cuando le ofrecieron una plaza para dar clases; rentó una casa y se fue con sus hijos. Ella estudió Educación Física en el Benemérito Instituto Normal del Estado (BINE), y ahí conoció a su esposo Jorge, con quien se casó hace casi 13 años y con quien tuvo dos hijos. Hace tres años inició su proceso de divorcio, sin dar muchos detalles a su familia.


La historia de Elizabeth es la que se repite en casi todos los feminicidios: se sabe quién fue, existen pruebas, las autoridades no investigan, no hay interés, hay impunidad. Una historia constante que parece anquilosada en la realidad de Puebla, entidad que, de acuerdo con los datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), ocupó en 2020 el sexto lugar nacional por la cantidad de feminicidios ocurridos en el territorio del estado.


Aglaé, tía de Elizabeth, habla de ella con mucho cariño y admiración. La describe como una mujer muy valiente, muy trabajadora, dedicada a su carrera y al estudio. Estaba construyendo su vida con sus hijos, llevando su divorcio en buenos términos, estudiando más y preparándose. Ahora, ella y su familia están en la lucha para que se haga justicia para su sobrina.


La familia de Elizabeth denuncia varias irregularidades y omisiones en la investigación del feminicidio. La primera, que la orden de aprehensión se emitió seis días después del asesinato de la maestra.


El viernes, cuando cometió el feminicidio, Jorge “N” todavía fue por la tarde a ver a su familia y durmió con sus hijos. Al día siguiente dijo que saldría por un rato, y se dio a la fuga. La familia de Elizabeth supo del asesinato desde ese mismo día en la noche; en medio del shock fueron a denunciar, pero les dijeron que regresaran hasta al día siguiente, sábado 15 de febrero, a las nueve de la mañana para interponer la denuncia.


Al preguntar al enlace de comunicación social de la FGE sobre los avances en la investigación en la Carpeta de Investigación 94/2020/UIEHOM, a la fecha de esta publicación no ha habido respuesta. Y mientras sigue sin haber justicia para Elizabeth, el Fiscal de Puebla, Gilberto Higuera Bernal, aseguró en su comparecencia en el pleno del Congreso que “casi del 80 por ciento” de los feminicidios en el estado están esclarecidos.

2 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur