Endurecen campaña de odio contra chiapaneca

Actualizado: oct 30

Aldo Vélez Caballero y Sócrates Reiner Pérez enfrentan un proceso penal por el delito de discriminación en perjuicio de Amanda Zorrilla Martínez desde el 23 de enero de este año, según el expediente penal RA0202-101-0101-2020.


Si el caso no ha avanzado es por la llegada de la pandemia del coronavirus pero el proceso se va a retomar tan pronto se normalicen las actividades en la Fiscalía General del Estado, donde un agente del ministerio público realizará los actos de investigación correspondientes.







El delito de discriminación se cometió primeramente por medio de la red social Facebook, a través de una campaña de odio en contra de la víctima, sin conocerse alguna razón por la cual los presuntos agresores iniciaron los ataques.


Sin embargo, el día 30 del mismo mes la víctima sintió que de los ataques virtuales, a través de la red social, pasaron al mundo real cuando unas personas la hostigaron verbalmente cerca de un oxxo, no sólo reiterando las expresiones de los agresores, sino pasando a las amenazas.


“Vieja sin vergüenza, es verdad lo que dice el maestro, te andamos siguiendo de cerca”, entre otras manifestaciones, le dirigieron a la víctima quien comenzó a temer por su seguridad y su vida, hasta que los hostigadores se percataron que habían muchas personas presenciando sus agresiones, optando por darse a la fuga.



De las agresiones a través de la red social, la víctima ofreció a la representación social capturas de pantalla donde se pueden leer las manifestaciones discriminatorias en su contra. No será nada difícil acreditar el delito.



Al respecto el Código Penal de Chiapas señala en, su artículo 324, cuáles son las sanciones para este tipo de agresiones:


Se impondrá pena de tres a seis años de prisión, cincuenta a doscientos días de multa y veinticinco a cien días de trabajo a favor de la comunidad, al que realice distinción, exclusión o restricción basada en el origen étnico, nacional o regional, el sexo, la edad, las discapacidades, la condición social o económica, las condiciones de salud, el embarazo, el idioma, las ideologías o creencias religiosas, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil, el trabajo desempeñado, las costumbres, la raza, el color de piel, los patrones de conducta social” o cualquier otra razón.


También cabe precisar que de Sócrates Renier ya ofreció una disculpa a la víctima, por la misma red social, pero Vélez Caballero, en lugar de ello, está convocando a que otras personas la exhiban en el mismo sentido en que él la ha venido agrediendo, con lo cual sólo está consiguiendo agravar su delito.





Aldo Vélez Caballero ha venido exigiendo y presionándome para que en la página “Disraelí Ángel Cifuentes contra la Violencia de Género” (https://www.facebook.com/EnfoqueFsur) nos sumemos a los actos de discriminación en contra de Amanda Zorrilla Martínez, a pesar de conocer el trabajo que aquí se realiza: apoyar a las mujeres víctimas de violencia en razón de género.




Es cierto que la violencia es nociva, venga de donde venga, pero en este caso quien inició los ataques fue, precisamente, Aldo Vélez Caballero, en contra de una mujer, mayor de edad y sin motivos aparentes.


No voy a caer en su juego. Estoy en un proceso de deconstrucción de mi propio machismo, estoy en un proceso de desmontaje de mi propia misoginia. No es fácil desertar de la cultura del patriarcado. Yo mismo me he comportado como un patán; he agraviado y dañado a otras mujeres antes de este proceso y hoy que lo entiendo ofrezco una disculpa y me pongo de hinojos suplicando su perdón. Es lo menos que puede hacer Aldo Vélez que de Caballero sólo tiene el apellido.


EnfoqueF/Disraelí E. Ángel Cifuentes

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur