Feministas y periodistas de Veracruz dejan sola a Lizeth

Hoy quiero agradecerle a las y los colegas periodistas por su apoyo a Lizeth Ramos Rodríguez a quien los grupos y asociaciones feministas de Veracruz están dejando sola, según las propias palabras de la víctima de violencia en razón de género.



Su agresor tiene una doble condición y quizá ese sea el temor de quienes le han negado el apoyo: José Carlos Contreras Marmolejo es funcionario de la Secretaría de Seguridad de Veracruz e integrante del “Cártel de Jalisco Nueva Generación”, de acuerdo con las acciones realizadas en contra de la familia de la víctima y con el propio dicho del agresor.


De hecho Lizeth Ramos Rodríguez todavía vive gracias a que los tres agresores que allanaron su casa en su busca no la hallaron ahí; de haberla encontrado la habrían secuestrado y probablemente asesinado.


Por esa razón sus padres y hermano, a pesar de la golpiza sufrida por los tres delincuentes enviados para secuestrarla, siempre negaron el paradero de Lizeth Ramos Rodríguez, para protegerla, a costa de su propia vida.


Ningún periodista veracruzano le ha ofrecido el respaldo de su pluma y de sus espacios periodísticos, y por eso recurre a la prensa de Chiapas, lo mismo que a las feministas de nuestra entidad, porque ella teme por su vida.


Por esas razones ella hoy no puede revelar su paradero y no puede regresar a su casa, pues teme por su seguridad y su vida, ya que José Carlos Contreras Marmolejo pasa de las amenazas a los hechos, sin el menor rubor.


El origen de esta historia de violencia fue la solicitud de empleo presentada por la víctima en la Secretaría de Seguridad veracruzana, donde Contreras Marmolejo la condicionó ayudarla a cambio de sexo, y la negativa de la chica dio paso a todo lo demás, que ahora conocemos: hostigamiento telefónico, amenazas de muerte, intentonas de secuestro, golpizas a su familia, allanamiento de morada e impunidad total.


Para disfrutar de impunidad Contreras Marmolejo ha contado con el respaldo de su jefe, Arturo Cabrera Cortez, el Delegado de Carlos A. Carrillo, pero también parece contar con la del Secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, quien sigue sin tomar cartas en el asunto.


La Fiscalía General de Veracruz también ha sido omisa en la aplicación de la justicia; la víctima ha tenido que ir de una dependencia a otra, y todas ellas le ofrecieron la negativa, por influyentismo, por miedo o por dinero, por lo que hacemos responsable de la seguridad y de la vida de Lizeth a la la Fiscal General de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns.


Y de lo que pase con la vida de Lizeth Ramos Rodríguez y su familia también será responsable el gobernador veracruzano, Cuitláhuac García Jiménez, pues ahora ya tiene conocimiento de lo que está pasando en el estado que gobierna, gracias a los medios de comunicación de Chiapas; si no puede con la delincuencia, si va a permitir que ésta penetre hasta la cocina de su gobierno, será mejor que renuncie.

Gracias nuevamente, a todos los periodistas y a quienes están ayudando a compartir esta nota de apoyo a Lizeth, por todo tu respaldo y apoyo.

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur