García Luna, quien de niño espió para policías y fue su Jefe con Calderón, cumple un año preso

Ciudad de México, 8 de diciembre (SinEmbargo).– “El Maldito” o “El Chango” (“El Gorila”), así le apodaban de pequeño a Genaro García Luna cuando vivía en la colonia Romero Rubio de la Ciudad de México. Un hombre vengativo y “sin escrúpulos” para deshacerse de quien le estorbara, cuyos nexos con la delincuencia se remontan desde su adolescencia; tenía las manos manchadas y el “gerenciamiento del delito estaba en su naturaleza”.



Así es como el llamado “super policía”, ahora detenido en Estados Unidos, es descrito y retratado por los escritores y periodistas Francisco Cruz Jiménez y Olga Wornat, en sus libros El señor de la Muerte y Felipe, el oscuro, respectivamente.


Martha Bárcena Coqui, Embajadora de México ante los Estados Unidos, solicitó el pasado 6 de diciembre la extradición de Genaro García Luna, quien fuera titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012).


García Luna, el encargado de diseñar y conducir la estrategia de Calderón Hinojosa supuestamente “contra los cárteles mexicanos”, cumple un año preso en Estados Unidos por los cargos de “conspiración del narcotráfico y declaraciones falsas”. La Fiscalía estadounidense lo señala de favorecer al Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más sanguinarias. Se cree que cuidó los intereses de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera, de Ismael “El Mayo” Zambada y de Héctor Beltrán Leyva.


Genaro García empezó a subir los escaños en el poder debido a sus habilidades de manipulación para el espionaje y porque sabía cómo esparcir rumores, así como utilizar la información que obtenía para su beneficio, según concluye el libro El señor de la muerte.

Sus inicios se remontan al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) donde trabajó entre los años 1989 y 1998; ahí se desempeñó como investigador de la Subdirección de Asuntos Extranjeros, jefe del Departamento de Investigación Técnica de la Dirección de Servicios Técnicos, Secretario Técnico del Subcomité para la Prevención del Tráfico de Armas, Explosivos y Municiones; coordinador de la Unidad de Investigación de Terrorismo y subdirector de la Dirección de Protección, bajo las órdenes del Almirante Wilfrido Robledo Madrid, a quien señalan como el padrino y protector de García Luna.


El periodista Francisco Cruz expone que al estar en el Cisen, García Luna tuvo acceso a todas las fichas de criminales.


Entre los años 1998 a 2000 fue Coordinador General de Inteligencia para la Prevención de la extinta Policía Federal Preventiva.


Cruz Jiménez ha descrito al exmando policial como un hombre cínico, frío, calculador, pero también como alguien muy metódico “como suelen ser los que tienen varias personalidades”.


El 1 de septiembre de 2001, el entonces Presidente Vicente Fox anunció la creación de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y le confió la dirección de esa corporación a Genaro García Luna.


En el año 2001, el entonces Secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero, quien es hoy titular de la Fiscalía General de la República (FGR), denunció a García Luna por un presunto desvío de más de 42 millones de pesos cuando éste estaba en la PFP.


Marcos Castillejos Escobar, polémico abogado penalista, conocido por defender a personajes como Mario Bezares y a los hijos de Marta Sahagún de Fox, fue el defensor de García Luna. La denuncia en su contra no prosperó. En tanto, el abogado y allegado a García Luna, fue asesinado en julio del año 2008.


En el año 2006, el Presidente Felipe Calderón Hinojosa lo designó como titular de la Secretaría de Seguridad Pública, que controlaba la fuerza Policial Federal.


“Es un personaje que supo esconder una meteórica y corrupta carrera: de soplón de la policía a espía de Carlos Salinas de Gortari, de funcionario estrella de Fox a titiritero de la guerra de Calderón”, según describe Cruz Jiménez.


Exagentes de inteligencia contaron a Francisco Cruz que García Luna quería ser el “símil” en México de John Edgar Hoover, el director del FBI que chantajeó a presidentes estadounidenses para permanecer en el cargo.


Varios políticos, de acuerdo con el periodista, le tenían miedo a García Luna porque tenía archivos de más de medio millón de policías, con sus perfiles psicológicos”


Un jefe de la DEA relató a Wornat que el extitular de la SSP era una persona prepotente y violenta; el agente estadounidense estaba convencido que García Luna fue el responsable de las filtraciones de varios operativos.


García Luna está en espera de la siguiente audiencia en la que se determinará si va a juicio en Estados Unidos; sin embargo, en días pasados, la Fiscalía General de la República (FGR) confirmó que también tiene una investigación en su contra, que cooperará con las autoridades federales de Estados Unidos; además, la FGR ya solicitó la extradición.


Con información de: Sin embargo

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

3 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731