La Asociación de Columnistas Chiapanecos, un fiasco

El adjetivo calificativo, de fiasco dado a la Asociación de Columnistas Chiapanecos -Organización a la cual pertenecí durante más de 10 años-, no lo puse yo, -así que no se me pongan románticos-, el mote se lo asentó Pascual Cruz Galdámez, quien encolerizado arremetió sin averiguar contra todos los miembros de la A. C.


La muina le sobrevino a Pascual luego que según él, había sido objeto del robo de su camioneta de lujo marca Honda tipo CR-V, porque ni un solo asociado había hecho pronunciamiento alguno, y hasta nos tildó de apáticos.


Él sabía que muchos no nos encontrábamos en la ciudad, era temporada vacacional por las fiestas de diciembre y en algunos lugares donde se vacacionaba no había internet y por lógica no nos enterarnos del agravio que suponemos le hicieron los amantes de lo ajeno.


A decir de muchos colegas, ningún humilde periodista que viva del salario mínimo, puede comprar un auto de lujo, que solo pueden adquirir y presumir los funcionarios de todas las instancias de gobierno.


Aun y con la actitud injusta y arrogante de Pascual Cruz Galdámez hacia todos los miembros de la A.C., se hizo la caprichosa carta dirigida a las autoridades de justicia, sin embargo, tarde reaccionó cuando se percató que nos tachó de fracasados, por no utilizar a nuestra organización al servicio de sus intereses.


Es muy cierto ese dicho: “no todo lo que brilla es oro ni todo lo que apesta es caca”, pero finalmente la camioneta fue localizada por la Fiscalía General del Estado, a donde fue citado la víctima del robo, quienes antes le leyeron la “cartilla”, -de lo que le dijeron no dijo una sola palabra-, pero según trascendió, le advirtieron que debe solucionar los problemas en su casa, porque en las investigaciones salió a relucir que se trató de un auto robo. Y de este caso hasta aquí lo dejo.


El comentario anterior sale porque en abril pasado se llevó a cabo la elección de la nueva mesa directiva de la Asociación, en donde el único candidato fue Pascual, había otras ternas pero se abstuvieron de participar en la contienda por prevalecer al interior mucha inconformidad; tenían prisa en que la elección se llevara a cabo a la vos de ya, pues existía la amenaza de un grupo en desconocer al Presidente Francisco Andrade Madrigal, quien padeció desde el inicio de su administración de un boicot.


No todos los que se dedicaron a obstaculizar la labor de Francisco Andrade, hay sus excepciones y los puedo contar con los dedos de una mano, ya al interior de la Asociación se respiraba un ambiente tenso, áspero y de división, sin embargo, nadie lo confirmó, pero ya las “patadas bajo la mesa”, se daban, sin que la división se notara, dando el lado amable hacia afuera, pero la ruptura se notaba, solo en las asambleas y reuniones se guardaron las formas, para que todo quedara dentro.


Para no hacer más largo el tema, debo decir que como resultado de esa división, renunciamos de tajo tres miembros, toda vez que no estamos de acuerdo que un funcionario, utilice el “disfraz” de periodista para medrar con la organización.


No nos equivocamos, Pascual ha sido favorecido por los políticos y como periodista ha sido colocado en las nóminas del Cobach y el Congreso del Estado, por mencionar algunas, que no trabaja pero cobra como “aviador”. Pascual nos impuso el adjetivo de fiasco, pero mejor al le ajusta el adjetivo de “apostata”.


Aunque para Pascual somos un fiasco, la A.C., por su antigüedad y trabajo se ha ganado un lugar y un respeto entre la sociedad, y entre los grupos periodísticos, no por él, sino por los agremiados, pienso que quienes se quedan, deben enderezar el rumbo revisar los estatutos, toda vez que es deleznable que un tipo de tal naturaleza cínica, hipócrita y sinvergüenza dirija a partir del 7 de Junio de esta año a un fiasco de asociación.


Existen otros antecedentes desagradables en Pascual Cruz Galdámez, que le impiden ser líder de la agrupación, como las presuntas denuncias de acoso sexual y de violación que pesan en su contra, y siendo la A.C., una Asociación seria, no merece este tipo de seudoperiodista y mucho menos ser líder, quien a decir de muchos no tiene nivel, ni personalidad, pues según él se dice columnista, pero no escribe ni una sola línea desde el 2 de marzo del 2017, solo gusta de “chismear en Facebook y Whatsapp.


Por ese simple factor, Pascual Cruz Galdámez, viola los estatutos de la A. C., automáticamente quien no escribe tres columnas en un lapso de al menos un mes, queda dado de baja de la agrupación.


Otro factor en contra, es que prácticamente compró a los miembros de la A.C. para que le dieron su voto a través de invitarles desayunos, prometerles “chayotes”, regalos y lo peor, plazas de trabajo en diversas dependencias, pues se dice ser buen “publirrelacionista”, por lo que antes de su toma de posesión fue presionado para cumpla lo prometido, para la rifa de regalos, como las tv de plasma, las más codiciadas por todos.


El cargo para presidir la A.C., no debe ser utilizado como trampolín político ni para fomentar la corrupción al interior, pero lamentablemente el nuevo dirigente se “lame los bigotes” y alardea parentesco y amistad con su paisano Marcelo Toledo, quien buscarán la Presidencia Municipal Tuxtleca, en las próximas elecciones del 2021. Si es abogado Pascual como dice, debe de saber que es un delito el tráfico influencias y que se castiga con cárcel.


Solo agregar ya para finalizar, que en la primera ocasión en que Pascual buscó la Presidencia de la A.C., levantó ámpula, pues en ese entonces cinco miembros renunciaron a la Asociación, argumentando que Cruz Galdámez, no los representaba. Ahora va por otros cinco o más. Enhorabuena, pero más vale decir aquí corrió que aquí murió.


43 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur