La violencia eterna de Simojovel: religión y política

08 de octubre de 2020


Ancestrales son los problemas que por décadas han enfrentado a los habitantes de las diversas regiones de nuestra entidad, que tal pareciera no tienen para cuando parar, porque tras de ellos hay diversos intereses sobre todo de líderes perversos que en los graves problemas sociales que aquejan en las diversas comunidades, han encontrado su forma de vida y de sacar grades beneficios para su persona y algunas migajas para sus seguidores.


Foto: Cortesía.

Por eso no vacilan para nada en retar a las instituciones gubernamentales y hasta en poner en riesgo la paz social al amparo de la supuesta lucha social; baste recordar que hace algunos años cuando iniciaba el gobierno de Pablo Salazar, uno de los hermanos Jiménez Pablo, líder de la famosa y conflictiva MOCRI reto públicamente en un noticiero radiofónico matutino al gobernador y hasta lo sentencio a ser corrido del cargo ganado en las urnas, caro pago su osadía; la cárcel fue su destino por retar a las instituciones y por haber secuestrado a unos funcionarios públicos en algún poblado de la selva lacandona.


Ahora la violencia surge en Simojovel donde habitantes de alguna comunidad movidos por algunos líderes perversos fueron a tomar la presidencia municipal, lugar de donde la actual presidenta municipal pego la graciosa huida antes de escuchar los reclamos de los ciudadanos.


En Simojovel un día sí y otro también, hay reclamos contra la labor del actual ayuntamiento, seguramente la señora alcaldesa y su marido el síndico ya no sienten lo duro si no lo tupido, así ha sido siempre, antes se decía que era el sacerdote Joel Padrón quien le movía el piso a los presidentes municipales, fue tanto su activismo que Don Patrocinio González Garrido lo envió a la Cárcel de Cerro Hueco.


Ahora se dice que es el sacerdote Marcelo Pérez Pérez, quien sigue los pasos de la teología de la liberación, que caracterizo a la iglesia que encabezó Samuel Ruiz, como obispo de San Cristóbal de las Casas.


O sea que Simojovel por años ha sido caldo de cultivo para la violencia que le caracteriza. Así las cosas.


Mauricio Morales puede estar sembrando la discordia en Simojovel.


Simojovel se ha convertido en un buen botín político, ahí de cualquier pelón se hacen trenzas, la lucha contra los curas ha sido constante y a dado presencia al menos localmente a quienes les hacen frente.


Baste ver que el dirigente del nuevo partido local Partido Popular Chiapaneco; Mauricio Morales Valdez es hijo predilecto de ese municipio, donde su padre Don David Inocencio Morales vía el Partido del Trabajo; fue alcalde y el junior participe abierto del partido que es propiedad de Amadeo Espinosa y pandilla que lo acompaña.


Si alguien ataco la teología de la libración que enseñaba el sacerdote Joel Padrón en Simojovel fue el junior Mauricio Morales Valdez, era el quien aquí en Tuxtla Gutiérrez daba a saber la notas contra el sacerdote, mientras ofertaba ámbar de simojovel en negocios de venta de ese artículo chiapaneco que era su negocio.


Ahora seguramente desde su partido el Popular Chiapaneco; seguramente está sembrando la discordia y la división en ese ya de por si enfrentado municipio, sabe que pese a tener un partido político de su propiedad y quizás apoyado por algún poderoso político; la presidencia municipal de su municipio natal no le caería nada mal, de ahí que no hay duda de que Mauricio Morales Valdez este sembrando la discordia en ese ya de por si conflictivo municipio, a rio revuelto ganancia de pescadores; al tiempo, así las cosas.


Víctor M. Mejía Alejandre.

FSur.

¿Qué opinas? Deja tu comentario 👇

19 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur