Legitimar el matrimonio infantil significa aceptar el abuso sexual de niñas: Dominicana

Santo Domingo / Mercedes Alonso (SemMéxico/SEMLac).- El tema del matrimonio infantil en la República Dominicana ha ocupado durante lustros los primeros linderos de los debates, junto al del aborto, los feminicidios, el embarazo adolescente y las muertes maternas, todos los cuales  colocan al país en un lastimero lugar en la región y el resto del mundo.



Por tal razón, los medios de prensa y redes sociales intensificaron desde este 11 de noviembre las discusiones y controvertidas opiniones en torno a los resultados expuestos por la comisión de justicia de la Cámara de Diputados, encargada de estudiar el proyecto de ley que busca prohibir el matrimonio infantil, tras cuyo encuentro se planteó que la mitad de los legisladores (5) que analizaban el espinoso asunto, sugirieron un tipo de unión civil a partir de los 16 años.


Lo anterior se conoció a través de las redes sociales, donde algunos diputados comunicaron que el proyecto quedó a discusión y que la votación había sido 5-5; con la posibilidad de que se permitiera la unión a partir de los 16 años con ciertas condiciones. A su vez informaban que la comisión tenía previsto en su agenda reunirse de nuevo.


De inmediato hubo gran número de reacciones, críticas, comentarios y rechazos y la ciudadanía pidió que se revelaran los nombres de quiénes podían haber favorecido este tipo de unión.


Reacciones

La nación dominicana lidera en la región el registro de embarazos en mujeres entre 15 y 19 años, y según demuestra el estudio Unión temprana y embarazo adolescente en la República Dominicana: dos desafíos que persisten, presentado por la vicepresidencia de la República junto a la Oficina Nacional de Estadística (ONE) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), una de cada cinco adolescentes ha estado embarazada, lo cual afecta el proyecto de su vida y el desarrollo de cada una de esas jóvenes en el país; sin olvidar que el 20% de las muertes maternas corresponde a adolescentes que durante el embarazo, parto o puerperio presentan problemas.


Quizás por el peso de la realidad y porque la sociedad reaccionó indignada de inmediato, hubo diputados que se adelantaron a opinar, como es el caso de Omar Fernández, quien señaló su “absoluto rechazo al matrimonio infantil” y publicó en su cuenta de Twiter:


“En la reunión de hoy de la Comisión Permanente de Justicia, el tema en agenda era el proyecto de ley que busca prohibir el matrimonio entre menores de edad. La votación quedó 5-5 y fue dejado sobre la mesa. Conste mi rechazo absoluto al matrimonio infantil (…) En nuestra reunión de este miércoles los criterios estuvieron divididos a la mitad, 5-5. Reitero mi compromiso con el sano desarrollo de niños, niñas y adolescentes”.


Añadió que en la reunión se discutieron dos formulaciones: una que lo permita a partir de los 18 años (la cual apoya) y la otra “gira en el sentido de permitir el matrimonio a partir de los 16 años de edad, siempre y cuando su pareja le supere no más de 8 años. Los proponentes tienen sus justificaciones legales y sociales”.


Las declaraciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), no se hicieron esperar, tras conocerse que en la comisiónde Justicia de la Cámara de Diputados, encargada de estudiar el proyecto de ley que prohíbe el matrimonio infantil, la mitad de los miembros presentes planteara una sugerencia para establecer “una clase de unión civil que sea a partir de los 16 años de edad”.


Como una aberración consideraron la propuesta. “Este es un llamado de toda la sociedad para cambiar la historia, poner fin al matrimonio infantil y proteger los derechos de las niñas y las adolescentes en la República Dominicana. La petición es que las niñas tengan 18 mínimo para casarse”, enfatiza Unicef en su cuenta de Twitter.


Agrega el texto que “el matrimonio es una decisión propia de los adultos y que durante la adolescencia, el cerebro está aún en desarrollo neurológico, por lo que el matrimonio no es una decisión que puedan tomar las niñas, niños y adolescentes.


“La niña no tiene la libertad ni la capacidad para tomar la decisión de casarse. Muchas veces los padres las casan para evitar una supuesta vergüenza para ellos, no porque sea lo mejor para la niña”, y a continuación subraya: “Si la ley le impide votar, si la ley no le permite tomar alcohol, si la ley no le permite entrar a una discoteca, ¿Por qué la ley le permite entrar al matrimonio?”.


Concluye la organización que “está demostrado en la República Dominicana, 3 de cada 4 embarazos en adolescentes son producto del matrimonio infantil. Para eliminar el embarazo adolescente hay que eliminar el matrimonio infantil”.


Con información de: Voces feministas

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

6 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur