Llaven Abarca es operador del PVEM; a su sombra hay un enorme cochinero político

La política en Chiapas no es más que el chiquero donde engordan los hombres más marranos y sucios. El Fiscal General de los Políticos es una muestra de ello.



Jorge Luis Llaven Abarca no sólo fomenta y protege la corrupción en sus Agentes del Ministerio Público, cuyas muestras palpables se le han puesto en sus narices; el Fiscal General de los Políticos también es miembro activo de la mafia política Verde Ecologista en Chiapas.


Llaven Abarca es, en los hechos, el verdadero Dirigente Estatal del Partido Verde Ecologista de México en Chiapas y, como tal, desde sus oficinas de la FGE opera el próximo proceso electoral poniendo y quitando líderes municipales y algo todavía peor.


Lo más criminal es vivir amenazando con encarcelar a todo aquel que no se sujete a sus órdenes de apoyar a un prospecto o, al revés, de declinar a favor de otro, de aquella o de esta fórmula.



Eso sí es abuso de autoridad, no lo que hizo el médico Gerardo Vicente Grajales Yuca. Es abuso del poder.


Quien debió ir a la cárcel no es el hombre de bata blanca intentando salvar vidas, exponiendo la suya, respirando su propio bióxido de carbono por el ajustado cubrebocas y la careta que lo dejaba con disnea o dificultades para respirar, sino el aficionado al cupapé y de corbata que sólo se mueve en camionetas blindadas, con varios escoltas por delante y muchos más por detrás, viajando siempre en convoy.


Lo del fiscal de los políticos es, además, desvío de recursos públicos, es corrupción, ahora convertido en delito grave, de prisión preventiva oficiosa; si no está en El Amate es porque quienes deberían armar su carpeta de investigación son sus subalternos.


Llaven Abarca no sólo maneja el sistema de procuración de justicia a sus anchas, sino que además es el operador político de uno de los peores partidos que ha tenido Chiapas, como lo es el PVEM, bajo cuya tutela nacieron los peores corruptos y saqueadores de la entidad, ahora postrada en la pobreza extrema; basta un nombre: Manuel Velasco Coello.


Llaven Abarca e Ismael Brito tienen a Chiapas en un ring político-partidista y en el que Rutilio Escandón se limita a ser el árbitro, aunque nadie le obedece.


Y eso que no se ha dicho nada de la imposición de Estrella Yamilet Molina Guerra, la nueva dirigente del PVEM en Comitán, esposa del exalcalde priísta, Mario Guillén “Fox”.


Tampoco se ha hablado de la "libertad política" de Manuel Pulido, uno de los grandes rateros, corruptos y beneficiario del gobierno de Velasco Coello. Ya está por salir a la luz del día el por qué Llaven Abarca protege al nuevo cacique y millonario de La Trinitaria.


Y todo bajo la promoción y protección de Llaven Abarca quien es el Jefe de la Mafia Política Verde en Chiapas, de la más grande corrupción en la aplicación de la justicia y del manejo sucio en la nominación de candidatos de ese mismo partido.


Por eso todo el mundo dice y reitera que para salir de pobre se requiere meterse al engordadero de la política, al chiquero de los políticos.


Ahí tragan, ahí se mean, ahí se zurran los seres más desaseados del planeta, con las pieles más curtidas, con las colas más largas, las trompas más alargadas y los cuerpos más hediondos.


Con el perdón de los puerquitos. En verdad, mil disculpas, marranitos; ustedes son unos lindos cuinitos.


Disraelí E. Ángel Cifuentes

FSUR

¿Qué opinas? Deja tu comentario

👇

259 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur