Los dos casos de corrupción más escandalosos del peñismo parece arrimar fuego a los pies de Meade

Ciudad de México, 16 de noviembre (SinEmbargo).– José Antonio Meade Kuribreña, excandidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), es señalado por distintas fuentes de recibir dinero no sólo de los sobornos de Odebrecht sino también de los supuestos desvíos de la llamada “Estafa Maestra” y de presuntos actos de corrupción en Braskem.



Hace dos días, una investigación del periodista Abel Barajas, del diario Reforma, cita el testimonio de Norberto Gallardo Vargas, exjefe de escoltas de Emilio Lozoya Austin, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien relató cómo José Antonio González Anaya, Carlos Treviño Medina, Ricardo Anaya Cortés y el propio Meade Kuribreña recibieron dinero para favorecer a la empresa brasileña, que hasta 2015 fue dirigida por Marcelo Odebrecht, hoy imputado por corrupción.


De acuerdo con información a la que tuvo acceso el periodista Barajas, el también integrante del Estado Mayor Presidencial fue el encargado de entregar el dinero a los involucrados, además de detallar el lugar donde se guardaba el dinero de los sobornos: un baño de las oficinas alternas de Lozoya Austin, en Montes Urales 425, en la colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México.


El jefe de escoltas de Lozoya planteó en su declaración que, una vez que entregaba la maleta o maletín con el dinero, tenía la obligación de decirle a los destinatarios que el contenido era de parte “del Jefe Videgaray” [Luis Videgaray Caso, quien entonces era titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de Enrique Peña Nieto].


Gallardo Vargas añadió que al menos entregó 19 millones 190 mil pesos a cuatro políticos y exfuncionarios, entre los que se encontraban Meade; en el caso del también extitular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), dijo Gallardo, la entrega se hizo en un portafolio negro, de 50 por 40 centímetros, que le fue puesto en las manos a José Antonio Meade, en su casa de la colonia Chimalistac, con 4 millones de pesos.


Y este lunes, el diario digital Animal Político publicó que Emilio Zebadúa González, extitular de la Sedesol y de la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), con Rosario Robles Berlanga al frente de ambas dependencias federales, declaró ante la Fiscalía General de la República (FGR) que la “Estafa Maestra” incluyó desviar al menos 5 mil millones de pesos de programas sociales contra el hambre para comprar votos y financiar actos de campaña del PRI.


De acuerdo con ese diario, entre enero y febrero de 2013, Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dirigida por Luis Videgaray Caso, dispuso de mil millones de pesos no presupuestados para asignarlos a la Cruzada Nacional contra el Hambre en Sedesol. Dicho dinero se habría utilizado en campañas publicitarias por pedido de Rosario Robles. El mismo esquema se habría usado en otras dependencias.


El diario El País, que retoma esta declaración ante la FGR, expone que desde agosto del año pasado, durante la audiencia ante el Juez, la defensa de Robles ya puso sobre la mesa –también como involucrados en este caso– los nombres del expresidente Peña Nieto como de José Antonio Meade, último candidato priista en aspirar a Los Pinos, luego de dirigir Hacienda y suceder a la propia Rosario al frente de la cartera de Desarrollo Social.


Antes, en agosto pasado, el propio Lozoya Austin ligó a Meade con otro escándalo. El exdirector de Pemex dijo ante la FGR que cuando el excandidato presidencial del PRI ocupó el cargo de Secretario de Energía, en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, intervino, junto a José Antonio González Anaya, para que se otorgaran condiciones fuera de lo normal en las ventas de etanol que Petróleos Mexicanos acordó con Braskem.


“El negocio que hicieron los brasileños es que Pemex le vendiera a Braskem el etano, ya que Pemex era el único proveedor, pero le hacían un descuento inexplicable de 25 por ciento sobre el precio del mercado, lo que hacía super desventajosa la posición de Pemex”, dijo Lozoya Austin a la FGR.


La denuncia que Lozoya se presentó el 11 de agosto pasado ante la Fiscalía General de la República y ahí el exfuncionario federal dio nombres y montos de sobornos que ordenaron funcionarios del Gobierno de Peña Nieto (2012-2018) y de opositores que los recibieron.


Lozoya narró que el 15 de septiembre de 2014 se entregaron 4 millones 390 mil pesos a José Antonio González Anaya y 4 millones a José Antonio Meade, que en ese entonces se desempeñaba como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER), en sus propios domicilios.


Con información de: Sin embargo

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

7 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur