Nadie descarte a Biden. O a Trump. Las ecuaciones del triunfo son menos cada hora, pero allí están

Washington/Ciudad de México, 4 de noviembre (SinEmbargo/AP).– Joseph R. Biden Jr. todavía puede ganar. También Donald John Trump. Biden comenzó la noche de las elecciones con muchos caminos hacia los 270 votos electorales, pero este miércoles por la mañana, el Presidente había ganado Florida, Ohio y Texas y estaba a una distancia sorprendente de ganar Carolina del Norte.



Eso dejó un número reducido, pero aún significativo, de formas en las que Biden podría prevalecer, en su mayoría agrupadas en torno a la recuperación de Michigan, Wisconsin y Pensilvania, el “muro azul” que alguna vez fue confiable y que Trump se echó a la bolsa hace cuatro años.


El de Biden implique gane tanto en Arizona como en Georgia, donde parece competitivo con decenas de miles de votos por contar. Biden tiene ventaja en Arizona, y una victoria allí le quitaría algo de presión para confiar completamente en los estados del muro azul. Puede darse el lujo de perder Pennsylvania si gana Arizona, Michigan y Wisconsin.


Si Biden toma Georgia y Arizona, puede llegar a 270 votos electorales aún si pierde Pensilvania y Michigan o Wisconsin. O podría convertirse en Presidente simplemente recuperando Michigan, Wisconsin y Pensilvania.


En Georgia, donde Trump tiene una pequeña ventaja con alrededor del 92 por ciento de los votos contados, una filtración en un centro de procesamiento en la parte central del estado retrasó la tabulación de algunas boletas para Atlanta y sus condados suburbanos, que se consideran como baluartes democráticos.

¿QUÉ RALENTIZÓ EL CONTEO?


Estados Unidos se despertó el miércoles sin un ganador en las elecciones presidenciales. Y eso está bien.


Los estados en disputa clave, entre los que están Michigan, Wisconsin y Pensilvania, seguían sin tener un ganador claro, lo que deja al Presidente, Donald Trump, y al aspirante demócrata, Joe Biden, sin los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar la Casa Blanca.


Esto no es necesariamente una sorpresa. En un año en que todo se ha trastocado por la pandemia del coronavirus, muchos estados facilitaron el voto por correo, y millones de estadounidenses optaron por este método en lugar de aventurarse a depositar su boleta en persona. Esto derivó en una ralentización en el cómputo de los resultados porque los votos recibidos por correo suelen tardar más en procesarse que los presenciales.


Y cuánto más estrecho es el margen en un estado, más votos se necesitan para que The Associated Press declare un ganador.


Además, unos 20 estados permiten contabilizar los votos por correo recibidos después de la jornada electoral siempre y cuando tengan el matasellos del día de los comicios. Entre ellos está Pensilvania, una de las regiones clave.


Algunos estados, incluyendo Florida, comenzaron a contar los votos en ausencia antes del martes y presentaron resultados definitivos horas después del cierre de los centros electorales. La AP declaró a Trump ganador en Florida.


La abundancia de votos en ausencia también ha sembrado dudas sobre las normas históricas que los rigen, lo que hace que sea más difícil determinar el arco de la carrera, aunque una lectura política clara es que el país sigue dividido casi al 50 por ciento entre republicanos y demócratas.


Nada de esto significa que haya algo erróneo en los resultados ni razón alguna para dudar del proceso de conteo de votos. Sólo supone que el país no sabe, por el momento, el nombre del ganador de las elecciones presidenciales.


Y todavía se desconoce cuándo se sabrá el nombre del próximo inquilino de la Casa Blanca.


La demora no es un signo positivo para un bando o el otro, aunque haya provocado reacciones radicalmente distintas en cada uno.


Trump pasó meses criticando la expansión del voto por correo y sugiriendo, sin evidencia alguna, que esto podría provocar un fraude masivo, mientras imploraba con igual fervor que los comicios deberían arrojar un resultado en la misma noche del cierre de los centros electorales. En la madrugada del miércoles, afirmó ante una multitud de fervorosos simpatizantes en la Casa Blanca que desafiaría los resultados de los comicios ante la Corte Suprema, aunque no estuvo claro qué tipo de recurso legal propone exactamente.


Esto provocó la respuesta de la directora de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillion, quien en un comunicado afirmó que “si el Presidente cumple su amenaza de recurrir a la corte para evitar el cómputo adecuado de los votos, tenemos equipos legales listos para desplegarse para resistir a ese esfuerzo. Y prevalecerán”.


Normalmente, el conteo de los votos sigue tras el día de las elecciones, y son los estados quienes fijan en gran medida las normas que determinan cuándo debe finalizar.


Estados Unidos ya ha tenido otras carreras presidenciales sin un ganador inmediato antes. En 2000, un fallo de la Corte Suprema del 12 de diciembre — dos meses y cinco días después de los comicios — dio por finalizado el reconteo en Florida y otorgó la presidencia al republicano George W. Bush en lugar de al demócrata Al Gore.


En esta ocasión, medios de comunicación, incluyendo The Associated Press y otros, advirtieron con frecuencia que podría producirse una demora en la resolución de las elecciones, sugiriendo que la resolución de unos comicios con una campaña tan convulsa podría no ser sencilla.


Con información de: Sin embargo

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

5 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur