“¡Ni una menos, ni una más!”, el grito de rabia

Más allá de la pandemia por Covid-19, existe en México otra que ha generado un mayor número de muertes y sufrimiento: la violencia contra las mujeres, que en ocho meses de confinamiento se ha incrementado hasta llegar a 2 mil víctimas de feminicidio y 80 llamadas diarias al 911 para reportar agresiones y abusos, denunciaron las participantes en la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de Violencia contra la Mujer.



“¡Ni una menos, ni una más!”, fue el grito de indignación y rabia que resonó en la marcha.


Las exigencias se empañaron luego de que un grupo de encapuchadas, autodenominadas Bloque Negro, causó destrozos en negocios, quemó casas de campaña vacías del Frenaaa y se enfrentó con policías en la Plaza de la Constitución.


Esta vez el grupo de las Ateneas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) no las encapsuló, las dejó seguir hasta el Zócalo, donde intervinieron cuando encapuchadas intentaron saltar la reja de la Catedral o quitar las vallas de Palacio Nacional. Hubo agresiones directas a las policías, quienes respondieron con extintores.


Mientras esto ocurría, mujeres exigían un alto a la violencia feminicida que consideraron un crimen de Estado.


“Se nos cubre la boca, se nos pide silencio y se nos conmina al aislamiento. Resguardamos la vida del Covid-19, pero nos exponemos al riesgo de ser asesinadas brutalmente durante esta pandemia. Las múltiples formas de violencia machista se han incrementado en estos tiempos”, denunciaron en el mitin.


De acuerdo con la Secretaría de Gobierno capitalino, participaron mil mujeres.


El contingente salió del Monumento a la Revolución a las 16:00 horas y avanzó sobre avenida Juárez.


Esta es la primera manifestación masiva que se lleva a cabo luego de la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en la sede del Centro Histórico.


Cubiertas con sus cubrebocas morados, negros y verdes, algunas con caretas y otras con pasamontañas, salieron a reclamar los 11 feminicidios diarios que se cometen en el país y los múltiples tipos de violencia.


“Nos sembraron el miedo, nos crecieron alas”, “si tocan a una, respondemos todas”, “me llamas feminazi, pero la que camina con miedo soy yo”, “fuimos todas”, fueron algunas de las frases en las pancartas.


Mientras, el Bloque Negro desde el inicio se colocó a la vanguardia y, sin un cerco policiaco, empezó con los destrozos que, comparados con marchas anteriores, fueron menores.


En la avenida Juárez se detuvieron, se organizaron y continuaron con los desmanes, esta vez en una librería a la que únicamente le rompieron los cristales laterales, tiraron libros de exhibición y huyeron. “No se metan a los negocios”, gritaban las encapuchadas, estrategia aplicada para evitar citatorios de la fiscalía capitalina por daños.


Fue hasta el Zócalo cuando se dieron los enfrentamientos, sobre todo, en la zona del campamento de Frenaaa. A las 18:00 horas, las manifestantes comenzaron a dispersarse. El gobierno reportó 20 civiles heridos, 23 policías con lesiones, seis tuvieron que ser llevadas al hospital.


Con información de: El universal

Apoya el periodismo con perspectiva de género. Compra el libro Transición política.

FSUR

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur