No aparen 62 MDP en Las Margaritas

Más de 62 millones de pesos le fueron observados al presidente municipal de Las Margaritas, Jorge Luis Escandón Hernández, de una auditoría realizada por el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado de Chiapas. Las tranzas están a la vista.



Facturas duplicadas pagadas, combustible y refacciones asignados a vehículos no oficiales, diferentes apoyos proporcionados por el ayuntamiento pero no comprobados, compra de bebidas alcohólicas duplicadas, entre otras, aparecen en la primera hoja de observaciones a las tranzas del presidente. No se contenta con su salario, no se contenta con su diezmo, le pellizca a todo lo que se pueda.


También le observaron la adquisición de un predio a precio súper inflado, muy por encima de su valor catastral, presuntamente para la construcción de un mercado. Lo del diezmo de la construcción ya de por sí le tocaba al presidente, pero quiso quedarse con un billete extra: el sobreprecio que pagó del inmueble. En mi tierra le llaman “se vale ser cuch, pero no ser tan trompudo” cuando alguien incurre en excesos de este tipo.



También le observaron diferencias de volúmenes pagados en diversos renglones, como los tramitados en la CFE. ¿Cómo van a poder justificar que pagaron una cantidad si en el documento emitido por la paraestatal establece un monto preciso, con pesos y centavos? Otra vez: “se vale ser cuch, pero no ser tan trompudo”

Al ayuntamiento margaritense también le observaron el pago de unas excavaciones en terrenos diferentes a los reportados en los expedientes. ¿De quién sería el terreno donde realmente realizaron los trabajos de excavación? ¿Del alcalde? ¿De sus yernos? ¿De sus hijas o de sus nietos? Eso no lo dice la auditoría. Sólo dice que excavaron en otro terreno, y lo pagó el ayuntamiento. Ni cómo decir que eso fue un error de dedo, porque una excavación no se hace con los dedos, sino con maquinaria pesada. “Se vale ser cuch, pero no ser tan trompudo”


Igualmente le observaron el pago de 150 acciones cuando en realidad se trató de un total de cien acciones, de donde también Escandón Hernández sacó otra millonada de billetes para su bolsa. ¿Diez por ciento? No, definitivamente no es suficiente el diezmo para llenar las ambiciones de los políticos, o los del presidente municipal de Las Margaritas. Aquí el robo fue del 50 por ciento. En mi tierra le llaman “se vale ser cuch, pero no ser tan trompudo” cuando alguien incurre en excesos de este tipo.


Pero no importa. Toda esa corrupción no se podrá tapar con un dedo, pero se puede tapar con unos millones de pesos que le entreguen en alguna caja de zapatos a José Uriel Estrada Martínez, titular del Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del Estado, como suele ser la tradición en Chiapas: calentarle la mano al que investiga los actos de corrupción, porque ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón.

3 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur