Olaf Gómez Hernández: ya es hora de limpiar el cochinero de la Fiscalía Fronterizo Sierra

Notifican al Fiscal General del Estado, Olaf Gómez Hernández

Como usted acaba de arribar al puesto seguramente no le han informado de las historias de impunidad que se viven en el Distrito Fronterizo Sierra, fiscalía que se ha convertido en el santuario de la impunidad.



Uno de los casos del que he tenido conocimiento porque las víctimas han acudido a entrevistas a EnfoqueF es el de un hombre, a quien le apodan Mariachi, acusado de violación sexual por sus dos hijas y violencia familiar por su esposa, incluyendo un intento de extrangulamiento a una de ellas.


A varios años de venirse integrando las Carpetas de Investigación no se ha avanzado nada. El acusado sigue violentando a las tres víctimas, casi todos los días.

Son delitos graves, que causaron profundo daño a las víctimas, pero pareciera que la justicia no se hizo para ellas. Y la razón es muy sencilla: ellas son muy pobres.


Los funcionarios y funcionarias de esta Fiscalía no investigaron con perspectiva de género sino con prejuicios; dijeron que las víctimas sólo querían dinero; por cierto de quien estaría obligado a proporcionárselo, pero eso dijeron.


Pero al parecer el dinero no llegó a las manos de las víctimas sino a los bolsillos de las y los fiscales que iniciaron las carpetas, quienes abrieron las querellas. Esta, ciertamente, no pasa de ser una sospecha, pero también es cierto el adagio de “piensa mal y acertarás”; en todo caso no llego a entender por qué no se aplica la ley para evitarle más daño a las tres mujeres.


Para estas mujeres el tema de la justicia en Chiapas es algo desconocido. Cuando acuden a la fiscalía a llorar su dolor, por tantas agresiones, sólo reciben regaños, malos tratos o, en el mejor de los casos, indiferencia.

Bueno, hasta les han dicho que su expediente desapareció y que disculpen.


Y aquí el trabajo que realizo desde EnfoqueF ha sido un total fracaso: si bien es cierto que con el chicote que representan mis notas periodísticas ya el expediente “perdido” reapareció por arte de magia, o resurgió de sus cenizas, también es cierto que la última vez que el acusado fue llevado ante una audiencia de vinculación a proceso simplemente la agente del ministerio público sólo se presentó a leer unas hojas mal redactadas y hasta el juez, Laureano López Robles, le regañó porque en el sistema penal acusatorio adversarial los fiscales no llegan a leer, sino a exponer una teoría del caso y aportar datos de prueba para abonar a la justicia. Obviamente no había hecho su trabajo.


Insisto, señor Fiscal General: fueron dos acusaciones de violación sexual a unas niñitas de ocho años, un infierno que duró hasta que ellas llegaron a la mayoría de edad, y una serie de acusaciones sobre violencia familiar que ocurre casi a diario sobre la madre de esas dos mujeres.


Le tengo un tip, señor fiscal. Ordene usted una investigación sobre discrepancia fiscal de las y los fiscales del ministerio público de la zona fronterizo sierra y quizá descubra que tienen muchas mayores riquezas que las que podrían tener si sólo cobraran sus quincenas honradamente. Y si lo hace usted para toda la Fiscalía General del Estado los resultados van a ser muy interesantes: los fiscales parecen ganar el triple de lo que dice la nómina.


¿De dónde llega ese dinero extra? De manos de los delincuentes, directamente de los acusados, y es para dejar pasar los delitos, para proteger a los delincuentes con el manto de la impunidad.


Si no me cree, porque no tiene por qué creerme, ordene que le lleven los expedientes penales de estas tres mujeres hasta sus oficinas, o reciba a las víctimas ahí mismo y escuche las historias de violación sexual que sufrieron todas ellas; usted terminará llorando, como ocurrió con el personal de EnfoqueF cuando les prestamos nuestros micrófonos. En cualquier caso, de estas historias de terribles injusticias, sufrida por estas tres mujeres, queda usted notificado.


Disraeli Evander Angel Cifuentes

ENFOQUEF

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur