PAR DE MENTIROSOS


Político tenía que ser, Zoé Robledo Aburto, el Director General del IMSS, para  ir de mentira en mentira.


No fue atendido en la Unidad de Medicina Familiar del IMSS número 13 donde dijo, sino en el Hospital San Lucas.


No le dio coronavirus, sino bochorno por los actos de corrupción en el que fue descubierto.


Y no nos extrañe que para tapar el nuevo escándalo otra vez salga a anunciar que se hizo nuevamente la prueba del COVID 19 y vuelva a dar positivo.


Si ya mintió dos veces, puede mentir tres, cuatro, ene número de veces y no debería extrañarnos, pues es un político.


Y el otro político mentiroso es Jorge Luis Llaven Abarca, acomodando los datos para convertir en culpable a un inocente.


Lo peor es que en este caso el inocente, convertido en culpable, no podrá defenderse porque ya está muerto. Por eso el Fiscal General de Chiapas miente con toda impunidad.


Llaven Abarca miente cada vez que un político se lo pide y tergiversa los datos de cualquier carpeta de investigación, como en el caso del yerno del gobernador Rutilio Escandón Cadenas.


A Juan Carlos Amd también lo hicieron pasar de víctima  a delincuente, recibió un balazo en la pierna y pocas horas después también recibió una orden de aprehensión. En Chiapas la justicia no es ciega, tiene ojos de dinero, huele a corrupción y a política.


117 vistas
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur