¿POR QUÉ NO HAY PADRES SOLTEROS?

¿Cuántas madres solteras conoces? ¿Y cuántos padres solteros?


Casi no tenemos papás solteros, excepto en la televisión, de a mentiritas; sólo es actuación.


Porque cuando a un hombre le queda uno, dos o más hijos, en automático se los lleva a su mamá, a la abuelita de los niños. Y el macho sigue soltero. Tan sencillo.

Además, los machos masculinos pocas veces pelean a sus hijos, prefieren dejárselos a la mujer. Y el juez familiar, además, con todos sus prejuicios, ante un juicio de custodia generalmente se decanta por la madre. Algo le saben al género masculino.


Por eso sólo conocemos a madres solteras, y a muy pocos machos con la misma condición. Porque el sentido de la responsabilidad no se nos da a los varones, pero sí aparece altamente desarrollado en ellas.




¿Quién se acuerda de Carlos Castaneda? En su juventud este supuesto chamán embarazó, en Perú, a una joven. Pues el gran escritor simplemente huyó hacia los Estados Unidos de Norteamérica, para no afrontar su responsabilidad.


En la tierra donde nací, cuando un joven embaraza a una mujer, sale huyendo para Tijuana de manera automática. Y se va de soltero. Quien se queda a asumir las consecuencias de la relación sostenida por ambos, quien se queda a sufrir señalamientos y acusaciones sumarias, es la chica. Muchas veces es la única que se hace cargo del producto y la criatura sólo lleva los apellidos de ella.


No estamos cortados con la misma tijera. Las mujeres son superiores a nosotros. Las estadísticas de su superioridad son aplastantes. Y a la sociedad nos hace falta aprender a juzgar con perspectiva de género, juzgamos siempre desde nuestra cultura patriarcal y machista.

©2020 por El Fronterizo del Sur