“Primero los pobres”: México es el país que menos ha ayudado durante la crisis


Sin empleo, estudios ni servicio médico, las mayores muertes por COVID-19: UNAM

Primero los pobres

Ciudad de México, 09 JUL.-Tras la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, México es el país que menos ha apoyado a sus pobladores frente a la crisis económica generada por la dicha contingencia.

De acuerdo con la organización México ¿Cómo vamos?, la nación mexicana es el territorio que menor porcentaje han destinado para paliar los efectos negativos de la pandemia; donde miles de familia son víctimas de la pobreza.

Asimismo, los programas de apoyo frente al virus Covid-19 encabezados por los gobiernos federales demuestran que solo un .4 por ciento de ayuda fue destinada para asistir económicamente a las familias mexicanas.

Mientras países como Israel invirtió un 6.7%, Colombia con el 7.9%, Canadá un 9.0% y Chile el 10.3% del Producto Interno Bruto (PIB); en apoyos fiscales destinados en medidas encaminadas a mitigar los efectos de la pandemia de Covid-19 sobre sus economías.

No obstante, México se posiciona en el último lugar con un porcentaje del PIB realmente nulo o casi inexistente a comparación de otras naciones. Y donde está misma nación presenta una tasa de pobreza elevada.

Sin empleo, estudios ni servicio médico, las mayores muertes por COVID-19: UNAM

Con base en estadísticas de mortalidad del Subsistema Epidemiológico y Estadístico de Defunciones de la Secretaría de Salud Federal, el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM concluye en un estudio que la mayoría de las muertes por COVID-19 fueron personas sin empleo, sin estudios ni servicio médico.

Titulado “Mortalidad por COVID-19 en México. Notas preliminares para un perfil sociodemográfico”, coordinador por el doctor en Ciencias Sociales, Héctor Hernández Bringas, en estudio se plantea tres cuestionamientos generales.

“¿Qué escolaridad tienen las víctimas del COVID-19? El 71 por ciento de los muertos por COVID-19 tienen una escolaridad de primaria o inferior (primaria incompleta, preescolar o sin escolaridad)”.

“¿Cuáles son las ocupaciones de las víctimas por COVID-19? Casi el 84 por ciento de los muertos por COVID-19 se concentran en ocho categorías de empleo. Destacan los no remunerados: amas de casa, jubilados y pensionados, empleados de sector público, conductores de vehículos, profesionales -no ocupados-”.

Añade que “llama la atención en especial la vulnerabilidad entre los que no desempeñan un empleo (no remunerados, jubilados y pensionados, y no ocupados, propiamente dicho), que en conjunto suman 46 por ciento de las defunciones. También, cabe destacar el porcentaje de empleados del sector público que han fallecido (11.7 por ciento que significan 776 defunciones) en un contexto de paralización de actividades”.

“Algunos de ellos corresponden a las defunciones entre empleados del sector salud (149 defunciones al 20 de mayo, según los informes de la Secretaría de Salud)”, expone.

“¿Dónde ocurrieron las defunciones? Es notable que más de la mitad de las defunciones ocurrieron en unidades médicas para población abierta (genéricamente denominadas de la “Secretaría de Salud” que pueden ser federales o pertenecientes a las secretarías de las distintas entidades federativas).

“La población que acude a estos establecimientos es la que no tiene cobertura médica ligada a un empleo formal. Evidentemente, se trata de población con grandes carencias. También, cabe destacar que el IMSS, que da cobertura de salud a más de la mitad de la población nacional, sólo ha cubierto el 30 por ciento de las defunciones registradas. En las unidades privadas, no han ocurrido ni el tres por ciento de las muertes por COVID-19”, anota.

“¿Cómo se distribuye la mortalidad por COVID-19 entre los grupos demográficos? El 70 por ciento de los muertos por COVID-19 son hombres. Por este padecimiento murieron 2.1 hombres por cada mujer que falleció. Sin embargo, eso no ocurre en todas las edades: entre 1 y 19 años mueren más mujeres que hombres.

“El 71 por ciento de los hombres fallecidos tenía entre 40 y 69 años de edad. Entre varones el 9 por ciento tenía menos de 40 y el 20 por ciento tenía setenta o más años. Entre mujeres, se encuentra un patrón similar: el 65 por ciento de los decesos se produce entre los 40 y 69 años, el 27 por ciento en los setenta y más, y el 9 por ciento antes de los 40”, expone.

Y sobre “¿Cómo se distribuye la mortalidad por covid-19 en el territorio nacional? El 55.7 por ciento de las defunciones se concentran en el Distrito Federal y el Estado de México, y el 89 por ciento en 11 entidades federativas”, indica.


0 vistas

©2020 por El Fronterizo del Sur