PROPUESTA PARA OTORGARLE PRISIÓN PREVENTIVA OFICIOSA A LA VIOLENCIA FAMILIAR

Debido al incremento de la violencia familiar, a causa de las encerronas en casa por la pandemia del COVI-19, quizá amerite un cambio en el Código Penal en el tema de la violencia familiar, y ponerle un castigo extra cuando se trate de violencia física, para buscar que se inhiba la comisión de dichos delitos y haya un ambiente libre de violencia en casa, o hasta donde ello sea posible.


Actualmente cualquier barbaján aparece golpeando sin piedad a su pareja, sin ningún tipo de miramiento, debido a que el delito de violencia familiar no tiene le medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.


Como está la actual legislación en Chiapas, y también a nivel federal, el delito no es grave. Aunque el violento fuera vinculado a proceso y declarado culpable, su sentencia será mínima: no pasará un solo día en prisión.


De seis meses a cuatro años de prisión y sujetarse a tratamiento psicológico especializado, es la condena propuesta en el Código Penal Federal. Y de cinco a ocho años de prisión en el código sustantivo de Chiapas.





Pero en ambos casos se habla de violencia familiar, de manera general, sea violencia por agresión física, psicológica, patrimonial o económica.


Pero la situación podría ser más favorable para la mujer, quien suele ser la que víctima de esos delitos, si se hiciera una distinción en la tipificación del delito, dejando como están las penalidades actuales cuando se trate de violencia psicológica, patrimonial o económica, y penalizando mayormente cuando se trate de violencia física, agregándole la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.


La idea es que el macho mexicano inhiba su conducta violenta. Que al levantar la mano sobre su pareja imagine a ésta acompañada de un juez con una sentencia en la mano, para que la baje inmediatamente y no termine de asestar el golpe.


Ello implica una reforma al artículo 19 constitucional que actualmente contempla prisión preventiva oficiosa a delitos de abuso o violencia sexual contra menores, delincuencia organizada, homicidio doloso, feminicidio, violación, secuestro, trata de personas, robo de casa habitación, uso de programas sociales con fines electorales, corrupción tratándose de los delitos de enriquecimiento ilícito y ejercicio abusivo de funciones, y otros, pero no a la violencia familiar.


Tomemos en cuenta que muchos casos de FEMINICIDIOS pudieron haberse evitado si la violencia familiar física hubiese sido castigada oportunamente, desde el primer golpe asestado a la mujer. Dicho de otro modo, si a la violencia familiar, física, se le castiga a tiempo, evitaría muertes femeninas, porque un feminicidio no es más que violencia familiar llevada a su máxima expresión.

©2020 por El Fronterizo del Sur