¿Puede un hombre ser feminista?

Yo opino que sí.



Es cierto que entre los múltiples feminismos hay quienes se oponen a la participación masculina de quienes somos varones y, en particular, traemos arrastrando una cultura machista, patriarcal y bastante misógina.


Pero hay otras corrientes feministas tolerantes que ni agreden ni repudian a los varones que hacen propia la bandera de la lucha por la igualdad entre ambos géneros y por un ambiente libre de violencia hacia la mujer.


Sólo por ese debate quiero recordar a Francois Poulaine de la Barre, quien fue un escritor, sacerdote, filósofo y precursor del feminismo, y escribió sobre el tema, hace más de 300 años.


Poulaine de la Barre nació en París en julio de 1647 y murió en Suiza en mayo de 1725. Es uno de los primeros hombres feministas del mundo. Escribió la obra “La Igualdad de los Sexos” entre 1673 y 1675, hace más de tres siglos. ¿Y todavía seguimos sin entender que hombres y mujeres merecemos las mismas oportunidades y los mismos derechos?


“Bastaría advertir a quienes esgrimen concepciones y argumentos a favor de la desigualdad entre los sexos, que, para dejar en desventaja a las mujeres, hasta hoy sólo se ha hablado a la ligera de sus diferencias respecto de los hombres”.

Así comenzaba su lucha Poulaine de la Barre contra la desigualdad entre hombres y mujeres, hace más de 300 años. ¿Y seguimos sin entenderlo?


“En todas partes se las obliga a ocuparse sólo de lo que se considera inferior; además, puesto que sólo ellas se encargan de las menudas tareas domésticas y de los niños, es común persuadirse de que sólo están en el mundo para eso y de que son incapaces de cualquier otra cosa. Es difícil imaginar que todo podría ser diferente, y parece IMPOSIBLE que esta situación cambie por más esfuerzos que se hagan”.

¿Es o no una posición feminista? Y era varón, masculino.


También dijo:


“Es fácil percatarse que la diferencia de los sexos no concierne más que al cuerpo, pues sólo él tiene que ver con la reproducción: la inteligencia no hace más que dar su consentimiento, y lo hace en todas las personas del mismo modo, por lo que hay que concluir que no tiene sexo. La inteligencia no tiene sexo”.

¿Algo más claro que ese párrafo?


“El gran esmero que se pone en acicalarla ocupa gran parte de su entendimiento. La cantidad de miradas que recibe y de discursos que escucha sobre la belleza, atraen todos sus pensamientos; y los cumplidos que recibe a este respecto hacen que invierta en ello todo su entusiasmo. Como no le hablan de otra cosa, limita a eso todos sus proyectos sin llevar más alto la vista”.

Poulaine de la Barre, año de 1675.


Entonces, elogiar la belleza femenina es machismo reduccionista, y adular a una mujer sólo por su físico también es misoginia.


Son varios puntos expresados con claridad donde un varón, masculino, escribe desde una postura feminista.


Y sólo es el caso de un filósofo, pero hay muchos otros a quienes se les debe dar un espacio y un lugar, lo mismo que a todas aquellas mujeres que, inclusive, han dado la vida o expuesto su libertad por la lucha feminista por un mundo libre de violencia para todas y todos, pero en especial para quien enfrenta la férula violenta del machismo patriarcal.


Disraelí E. Ángel Cifuentes

FSUR

¿Qué opinas? Deja tu comentario

👇

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur