¿Qué son los micromachismos? Un ejercicio de introspección

Camila Ríos Nuricumbo



Comencemos este texto con una reflexión


¿Alguna vez te has sentido incómodo o incómoda por algún comentario relacionado con tu género?, ¿te han hecho sentir menos? O bien, ¿te ofendió de alguna manera? Mejor aún, ¿te brincó la idea de que ese comentario tenía doble sentido?


¿Ya pensaste en algún ejemplo? Ahora, analiza qué tan machista o no podría considerarse. Más adelante lo retomaremos.

Hemos escuchado de manera reiterada el término de “machismo”, definido por la Real Academia Española (RAE) como la “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres” o bien, la “forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”.



Podemos debatir sobre el concepto y analizar por qué lo describe como algo exclusivo del hombre; sin embargo, en términos generales, el machismo hace referencia al comportamiento y creencias que se construyen a través de la polarización de los roles y estereotipos que definen lo masculino de lo femenino.

A partir de lo que consideramos que es propio de la actitud del hombre como de la mujer, se constituirá la manera correcta en desempeñar su rol en la sociedad.


Si bien el machismo no tiene género, se presenta con mayor énfasis al reproducir la superioridad del hombre hacia la mujer, manteniendo así en el estatus de lo biológico.

El machismo no es un invento de nuestros días. Ha existido desde siempre y se ha manifestado en todas las sociedades humanas sin excepción. No obstante, la capacidad que hemos adquirido para volvernos más críticos ha conllevado a cuestionar ahora qué es correcto e incorrecto, qué debemos mejorar y qué debemos erradicar por completo.



Desgraciadamente, reconocemos que eso no pasará de la noche a la mañana. Algo que sin duda ha limitado su omisión es que se ha convertido en un aspecto cultural, es decir, ha ido construyendo social y moralmente a lo largo de distintas generaciones, al punto que lo ha logrado normalizar y considerar como algo que no nos afecta directamente (o eso creemos).

El machismo se manifiesta en distintas maneras. ¿Cuántos han escuchado sobre los micro-machismos?, ¿se te ocurre algun ejemplo?

Tenemos claro que podemos clasificar ideas machistas como casos relativos a no dejar que la mujer se exprese o no deba vestirse de manera “provocativa”, que hombres trabajen y mujeres se queden en el hogar, o que las mujeres no pueden gozar libremente de su sexualidad porque las hace promiscuas y los hombres sí porque los vuelve “más hombres”.


Aunado a ello, el micro-machismo no es más que el machismo sutil, de bajo perfil, aquellos que no parecen que lo son. Eso mismo es lo que lo hace más complicado de señalar y, por lo tanto, de suprimir. Es más, no importa qué tan progresistas seamos, hemos dicho y sido parte de micro-machismos.



Retomemos nuevamente la reflexión que hicimos al inicio


Te invito a hacer una lista de las expresiones que has escuchado tanto en conversaciones del día a día, como en diálogos de películas y comerciales.

¿Listo? Ahora, señala cuáles consideras entran como ejemplos de micro-machismos.

Yo realicé mi propia lista y también le pedí a algunas amistades que lo hicieran. En mi lista salieron 27 frases, sólo de las que escuché en una semana. Les comparto algunas:


En el super: “No cargues cosas pesadas o ya no vas a poder tener hijos”.

En casa: “¿Por qué te arreglaste si no vas a ver a tu novio?”; “arréglate, que te vean bonita”; “debes mantener tu casa limpia o van a creer que no tuviste madre”; “con tu hermano es distinto, porque él es varón”.

Un profesor en la Universidad: “las mujeres son como los sacos de cuero: con el tiempo se arrugan”; “jovencitas, muy bonitas y todo, pero estudien, porque hoy en día ninguno las quiere sin cerebro”.

Círculo de amigas: “Mínimo te compra cosas”; “si sabes que así son los hombres, ¿para qué te metes?”; “ya al menos con que me mantenga me conformo”; “¿quién consideras que se va a casar primero?”.

¿Consideras que estoy exagerando en contemplar algunas de ellas como micro-machismos? Ve analizándolo.

Veamos otros ejemplos. Las siguientes frases son una compilación que mis amistades se tomaron el tiempo de compartir.


Mi entrenador me dijo “no me debo dejar intimidar por sus pupilos hombres porque entrenan como nenas”.

Un tipo dando su opinión me dijo, “qué asco que una mujer tenga vello corporal y que no se depile sus genitales. Qué falta de higiene”.

En una conversación entre amigos: “Los hombres tienen el instinto natural de fijarse mucho en las caderas y senos porque significa que son mejores para la reproducción”.

Mi familia me ha dicho: “¿eres joto o por qué no nos has traído ninguna novia?”

Mi vecina me dijo, “seguro te criaron mujeres porque sueles tener muchos ademanes femeninos. Como que eso te amaneró”.

La amiga de mi mamá le dijo, “qué bonita está tu hija, ya la vas a querer casar”.

Mi tío un día me dijo, “la mujer como escopeta, siempre cargada y atrás de la puerta”. Luego me sorprendí al escucharlo en una telenovela.

Mi mamá me ha dicho “no puedes ir con tus primos porque vas a ser la única mujer”.

Mi abuela cuando no encontraba algo me dijo “no le pusieras una falda porque lo encuentras rapidito”.

Integrantes de mi congregación me han señalado “si eres mujer y no quieres tener hijos, entonces no estás cumpliendo tu misión”.

Mis amigas dando consejos me dijeron “lamentablemente, las mujeres son las que siempre pierden en una relación”.

¿Habías escuchado alguna? ¿consideras que podrían estar malentendidas y no debería figurar como micro-machismos?


En las frases anteriores podemos notar un patrón, uno que hace referencia a los estereotipos que figuran en torno al papel de las mujeres, muchas veces como un ser reproductor y otras que ensalzan el aspecto físico.

En el caso de comentarios dirigidos a hombres, generalmente se orientan por el hecho de tener actitudes “femeninas” o hacer acciones que deberían ser características de un hombre.


Volvamos a nuestra reflexión. Si te han mencionado alguna de las frases anteriores o similares y te has llegado a sentir incómodo e incómoda es señal de que has iniciado a razonar sobre el lenguaje que te rodea y, por lo tanto, has comenzado con el proceso de deconstrucción social con respecto al machismo.


No obstante, si consideras algunas de las frases con tono machista, pero otras todavía te saltan a la duda, es normal porque todavía te encuentras en un proceso de aprendizaje: sigue informándote.


Finalmente, si en definitiva no has escuchado ninguna o no las consideras ofensa micro-machista, seguramente seas de los que no ha generado consciencia al respecto; pero ojo, aunque ahora los ignores, podría ser éste el momento de comenzar a leer sobre ello.



Hacer este tipo de ejercicios hace que comencemos a prestar mayor atención a las conversaciones entre amigos y familiares, los eslóganes de comerciales y los diálogos televisivos, hasta que lleguemos a notar que son mensajes que se van quedando inconscientemente en nuestro día a día, pues el micro-machismo no hace visible lo invisible.


A la larga, podremos notar que estas conductas evolucionan hasta crear un pensamiento violento, algo que se llega expresar en la educación de los hijos, en cómo se trata a la pareja y cómo te desenvuelves en la sociedad.


Muchas veces, en el peor de los casos, se convierte en violencia física y marginación social, que lamentablemente puede derivar al feminicidio.

Por último, reconocemos que todo lo anterior conlleva a un proceso constante de aprendizaje. Puede costarnos al principio, pero el admitir y reconocerlo da pie a esa deconstrucción que se busca con mayor vehemencia en la actualidad.


Es ahí donde cada uno de nosotros empezamos a aportar con el fin de eliminar practicas machistas y micro-machistas.


Hazle notar a tu amistades, parientes y personas de tu círculo que se replanteen algunos comentarios, siempre con respeto.

No queda más que exhortar a que, desde nuestra trinchera, comencemos a crear mayor consciencia de los machismos y micro-machismos que se generan con regularidad en nuestro lenguaje cotidiano y en nuestras acciones; pero sobre todo, es de gran importancia educarnos sobre los temas de género, ya que eso hace aún más la diferencia.




Camila Ríos Nuricumbo

@Camilac_Rios

WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur