Tras represión en Ecatepec, se multiplican ocupaciones en sedes de derechos humanos


CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después del violento desalojo en Ecatepec por parte de policías mexiquenses a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) en apoyo a la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), las familiares de víctimas que ocupan el edificio en el Centro Histórico anunciaron la llegada de refuerzos de otras entidades para seguir con esta forma de protesta contra las violaciones sistemáticas de mujeres en todo el país.



Así, este 11 de septiembre, en Facebook diversos colectivos y grupos feministas replicaron la noticia sobre la toma simbólica de la comisión de derechos humanos en Puebla, esta mañana y propusieron, al igual que en la Ciudad de México, que esos edificios sean convertidos en refugios para las víctimas de violaciones “a sus garantías” y crímenes de género.


Todas estas manifestaciones surgen por el hartazgo de las mujeres ante la inactividad e insensibilidad de las autoridades ante los feminicidios, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, homicidios dolosos y cualquier crimen de género, señalaron.


Frases como “Ni una más. ¡Justicia!” y “¡Nos están matando a todas!” fueron pintadas en las casas sede de la Comisión, en apoyo al “Okupa Casa de Refugio Ni una Menos”, como se bautizó al movimiento en la capital del país, donde además de pintas se han colocado fotografías de cientos de víctimas de feminicidio.


En tanto, en la Ciudad de México, las familiares de víctimas se pronunciaron contra la represión en la CODHEM de Ecatepec, registrada durante la madrugada y anunciaron la toma de instalaciones en los próximos días.


“No dejarán de llegar colectivos de toda la República hasta que todo se cumpla. ¡Ya basta de tolerar al gobierno que nos está engañando! ¡Ya es hora de desnudar a quien está haciendo el trabajo de defensa de las víctimas y a quien no!”, reclamó Guadalupe, integrante del grupo “Padres y Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados en Guerrero y el País”.


Del mismo modo, Bertha, madre de Julio César Ramírez, uno de los estudiantes desaparecido y asesinado de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, señaló que, junto con integrantes del colectivo “Los Olvidados de Ayotzinapa” ya hicieron acto de presencia en el edificio de la CNDH ocupado para mostrar su apoyo.


Aquí estamos, en apoyo a las compañeras. Venimos a acompañarlas un rato y estar acá con ellas, para que vean que no están solas. ¡No las vamos a dejar solas! ¡Es tiempo de la unión, la fuerza, la organización! ¿Qué es a lo que le tiene miedo el gobierno? A la gente organizada, porque la ve y tiembla”, destacó.


En su opinión, entre más unidad femenina se logre, más crecerá el movimiento pues, consideró que la toma de un edificio no se hace solo por poder, sino para que el gobierno voltee a ver a quien lo tomó.


Según Karla, de “Mujeres en Búsqueda de sus Desaparecidos”, los contingentes llegaron de Guerrero y Veracruz, pero esperan a más familiares de otras entidades, incluyendo Tamaulipas, para el fin de semana.


“Estuvimos mucho tiempo con los ojos cerrados, calladas. Solo necesitábamos un empujoncito. Ya el Estado está rebasado en delincuencia, feminicidios, en muchas situaciones muy feas y lo teníamos que hacer. Si no éramos nosotras, nadie iba a hacer nada”, destacó y confirmó que en la mañana se realizó la toma de la CNDH en Veracruz.


“No somos todas. Vienen más. Vamos a tomar más” sedes, resaltó Yesenia, madre de una víctima de feminicidio que desde 2016 exige justicia.

1 vista
WhatsAppFsur.jpg
SpotifyEnfoqueF.jpg
EnfoqueFCaratula.png
13131411_262657974083580_425907592476731

©2020 por El Fronterizo del Sur